El año sin verano…

… de Carlos del Amor.

Cómo me gustan estos días en que los imprevistos dejan que acabes antes con todo lo que tenías que hacer y puedas dedicar algo de tiempo a una lectura que te tiene de lo más intrigada y que encima puedes incluso permitirte el lujo de hacer un hueco para escribir lo que te ha parecido.

Eso es lo que me ha ocurrido hoy. El año sin verano ha resultado una lectura de lo más adictiva que comencé el domingo por la mañana y con la que ayer casi no tuve tiempo de ponerme. Hoy me la he llevado conmigo a todas partes y he aprovechado cada minuto para ir avanzando. No es una cosa que suela hacer pero estaba realmente intrigada en una trama que me ha parecido de lo más original y que me ha mantenido enganchada desde la primera página.

Carlos del Amor nos sitúa, nada más empezar en mayo de 2013, un mes en el que los metereólogos anunciaban que el verano que se avecinaba, realmente no iba a ser verano. Con este comienzo nos recuerda que en 1816 ocurrió lo mismo. También resultó ser un año sin verano y durante el mismo, transcurrió algo a lo que debemos que Mary Shelley escribiera lo que más adelante llegó a ser Frankenstein. Esto os lo cuento porque es una historia que me persigue últimamente y con la que aproveché para hacer una entrada hace casi un año en el blog para conmemorar el aniversario del nacimiento de dicha escritora. Como poco, la habré escuchado en diversos medios de comunicación, a modo de curiosidad, en los últimos meses algo así como media docena de veces y solo quería compartir con vosotros mi agradable sorpresa cuando ya en la segunda página de esta novela volvía a aparecer delante de mis ojos. Hay veces que las cosas se cruzan en tu camino y no sabes muy bien cómo ni por qué pero ahí están 😉

Volviendo a la novela…

Después de esta breve introducción en la que el autor nos intenta aclimatar a lo que nos iremos encontrando meteorológicamente hablando, nos encontramos ya con un párrafo que es el que se muestra a modo de sinopsis en la trasera del libro:

“El 2 de agosto dejé el coche en el garaje. Estaba desierto. Al llegar al portal, abrí la puerta y maldije una nueva avería en el ascensor, tan bonito y antiguo como poco práctico. Vivo en un sexto piso de un edificio de siete plantas, así que emprendí la escalada resignado. En el tercero, di una patada a algo, encendí la luz del rellano y vi un enorme manojo de llaves”.

Y ahí empieza todo…

Es pleno verano, Madrid está vacío y hay un periodista que tiene tiempo y ganas de curiosear. Las llaves están hechas para abrir puertas, buzones, coches, sueños. Y vidas ajenas. Aun así, lo que menos se imagina es que se va a encontrar con una historia de amor y con una misteriosa muerte que se verá inevitablemente abocado a investigar. La vida de los otros puede resultar sorprendente.

Una vez que llegues a este fragmento en la página 16, ya no podrás despegarte de él.

No deja de ser curioso también que la trama principal de la novela ronde a través de un periodista televisivo que está escribiendo su primera novela, después de haber escrito un libro de relatos, y que se encuentra en una pequeña crisis porque no da avanzado en el argumento que había decidido en el primer momento. Se encuentra en verano, en un Madrid deshabitado, en el que las previsiones de “año sin verano” no se cumplen y tiene que dedicarse a sacar adelante su novela. Y entonces, le da la patada a esas llaves que lo cambian todo y en lo que se adentra es en la vida de unos vecinos a los que apenas conoce.

El resto de la novela transcurre intercalando las vidas de esos vecinos a los que va empezando a conocer y la suya propia. Y como no os quiero contar más, solo deciros que todo se centra en torno a sus vecinos del quinto izquierda. Una pareja realmente enamorada… O no… Nos cuenta su historia. Su historia en 1983. Su historia en 2013. Y en esa historia tiene mucho que ver un cuadro en el que se ve que casi nadie repara y que se encuentra en el Museo del Prado. Se trata de “Los tres viajeros aéreos favoritos“, de Rigaud que además encierra una historia de lo más interesante 😉 (Más información en este enlace que os llevará directamente a la página del Museo)

Mis impresiones

Reconozco que esta novela me llamó desde el primer día por su título, por su portada y por las buenas reseñas que iba leyendo, aunque también os diré que es de esas novelas a las que le echo el ojo y que cuando me encuentro una reseña voy pasando con el ratón rápidamente a las últimas líneas para saborear la opinión del lector sin saber ni de qué trata la novela. No me pasa demasiadas veces, pero en esta ocasión sí fue así. No sabría deciros por qué pero la empecé sin leer ni siquiera la sinopsis. Sabía que gustaba y quería saborearla yo también.

La experiencia ha sido de lo más gratificante. No suelo leer novelas de autores relacionados con la televisión pero en este caso quería adentrarme en ella porque Carlos del Amor es un periodista que me gusta y quería acercarme a su pluma.

Me ha parecido una historia muy original que no podría catalogar en ningún género porque me he encontrado amor, intriga, y todo ello bajo una redacción que tiene su punto autobiográfico aunque se trate de un libro de ficción. La forma en la que está narrado te envuelve de tal manera que va combinando una narración en primera persona con la presentación de la vida de cada uno de los personajes en tercera persona. Todo eso con una historia a la que, bajo mi punto de vista, no se le escapa nada. Me ha parecido que las vidas de sus personajes están tan bien entretejidas que llegas a imaginarte perfectamente cada una de las escenas que se van sucediendo. A mí personalmente, me da la impresión de conocer el dedillo el edificio en el que transcurre toda la novela y la imagen de cada uno de los puntos de la narración se aparecía en mi mente de manera tan detallada que era como si realmente la estuviera viendo.

En definitiva, una novela que te lees de un tirón. Muy bien contada y de la que no podrás despegarte hasta llegar al final, por cierto, un final estupendo que no me esperaba para nada. Me ha gustado muchísimo acercarme al autor con ella y estoy deseando leer “La vida a veces” para deleitarme, de nuevo, con su forma de escribir y de contar historias.

Más información de la novela pinchando en la imagen de la portada al principio de la reseña. Podéis leer sus primeras páginas desde aquí.

Muchas gracias a Espasa por este ejemplar que he disfrutado tanto.

Fecha de publicación: 05/02/2015
 256 páginas
 Idioma: Español
 ISBN: 978-84-670-4371-6
 Formato: 15 x 23 cm.
 Presentación: Rústica con solapas
 Colección: ESPASA NARRATIVA

Anuncios

35 pensamientos en “El año sin verano…

  1. Es una lectura que yo también disfruté mucho, de hecho la leí de una sentada, al ser cortita y tan adictiva, es imposible soltarla. Y coincido contigo en líneas generales, es una gran lectura, con una historia muy original. Recomendable al 100%

    Me gusta

  2. Pingback: Han venido para quedarse… | LibrosEris

  3. Pingback: Actualización “Reading Challenge” | LibrosEris

  4. Pingback: Actualización Reading Challenge #3 | LibrosEris

  5. Pingback: Mi 2015 en libros… | LibrosEris

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s