El libro de los Baltimore…

… de Joël Dicker.

Después del megaéxito La verdad sobre el caso Harry Quebert, Joël Dicker y su personaje Marcus Goldman vuelven a la carga.

eal23739

Traductor: MARIA TERESA GALLEGO URRUTIA / AMAYA GARCIA GALLEGO
Sello: ALFAGUARA
Precio con IVA: 21.90 €
Fecha publicación: 05/2016
Formato, páginas: TAPA BLANDA CON SOLAPA, 488
ISBN: 9788420417349

Sinopsis

«Si encontráis este libro, por favor, leedlo. Querría que alguien supiera la historia de los Goldman-de-Baltimore.»

Hasta que tuvo lugar el Drama existían dos ramas de la familia Goldman: los Goldman de Baltimore y los Goldman de Montclair. Los Montclair, de los que forma parte Marcus Goldman, autor de La verdad sobre el caso Harry Quebert, es una familia de clase media que vive en una pequeña casa en el estado de Nueva Jersey. Los Baltimore, prósperos y a los que la suerte siempre ha sonreído, habitan una lujosa mansión en un barrio de la alta sociedad de Baltimore.

Ocho años después del Drama, Marcus Goldman pone el pasado bajo la lupa en busca de la verdad sobre el ocaso de la familia. Entre los recuerdos de su juventud revive la fascinación que sintió desde niño por los Baltimore, que encarnaban la América patricia con sus vacaciones en Miami y en los Hamptons y sus colegios elitistas. Con el paso de los años la brillante pátina de los Baltimore se desvanece al tiempo que el Drama se va perfilando. Hasta el día en el que todo cambia para siempre.

El autor

es0000943422Joël Dicker nació en Suiza en 1985. Ha escrito seis novelas de las que ha publicado solo dos. La primera, Los últimos días de nuestros padres, resultó ganadora en 2010 del Premio de los Escritores Ginebrinos. Su segunda novela publicada, la aclamada La verdad sobre el caso Harry Quebert (Alfaguara, 2013), fue galardonada con el Premio Goncourt des Lycéens, el Gran Premio de Novela de la Academia Francesa, el Premio Lire a la mejor novela en lengua francesa, y, en España, fue elegida Mejor Libro del Año según los lectores de El País y mereció el Premio Qué Leer al mejor libro traducido y el XX Premio San Clemente otorgado por los alumnos de bachillerato de varios institutos de Galicia. Con tres millones de lectores y traducida con gran éxito a treinta y tres idiomas, se ha convertido en un fenómeno literario global.

Mis impresiones

Cuando terminé de leer La verdad sobre el caso Harry Quebert, quedé tan impresionado que lo primero que pensé fue: y… ¿ahora qué?, ¿qué puede escribir este autor que me llegue a gustar tanto como lo que acaba de hacer? Con esa novela Joël Dicker parecía haber tocado techo creativo en este tipo de thriller. Por eso en cuanto salió esta novela quise leerla cuanto antes y tengo que decir que, desde luego, no me sentí defraudado. Es inevitable comparar los dos trabajos.

Aquí tenemos la intriga y la desesperación en la primera página. Los personajes principales son tres jóvenes y una mujer que los “une”. Marcus, el encargado de contar la historia, está Hillel, su primo, un crío delicado y débil, pero de gran inteligencia; Woody, el hermano que la familia Baltimore adoptó ofreciéndole una mejor vida, un personaje fuerte físicamente y muy noble, que se esfuerza en suplir sus carencias afectivas. Y finalmente Alexandra el contrapunto femenimo, un ángel personificado.

Tenemos dos planos temporales principales: los años 90, los años felices y del 2004 en adelante: el Drama. Muchos saltos temporales que nunca confunden al lector y que están muy bien construidos. Planos en los que las diferentes generaciones de los Goldman van viviendo y actuando. Un mundo lleno de ambigüedades y percepciones de la realidad que van determinando las acciones.

Esto último es lo que más me ha atraido de la novela: la manera en la que Dicker, a través de Marcus nos va llevando de un sitio a otro. El contraste o el conflicto entre lo que marcus percibía y la auténtica realidad. Al terminar la novela tenemos el cuadro al completo, un libro que, al igual que La verdad sobre el caso Harry Quebert, podríamos leer varias veces encontrando aspectos que quizá antes habíamos pasado por alto. Malentendidos e interpretaciones fallidas que muchas veces encontramos en nuestro día a día, pero que Dicker sabe plasmar de una manera magistral. Lo mismo que cuando revolvemos en los papeles de un familiar fallecido y descubrimos algunos secretos que no conocíamos cuando vivía y nos hacen cambiar el punto de vista por el que juzgábamos su comportamiento (algo que experimenté recientemente…)

Para mí este es el tema principal y lo más atractivo de una novela que mantiene genialmente la intriga y el interés: la personal percepción de la realidad de la que se forjan ideas y relaciones. ¿Se corresponde la realidad con la representación mental que tenemos?, una buena pregunta. Hoy en día existen vino sin alcohol, café sin cafeína y dulces sin azúcar, y simulador de vuelo parece tan real como la realidad. Por eso siempre recuerdo eso que oí una vez; de lo que te cuenten nada y de lo que veas, la mitad.

Marcus es un personaje cuya percepción condiciona su existencia y su relación con los demás en su mundo. Su realidad está condicionada por la manera en la que interpreta a sus familiares, sus padres, sus tíos, sus primos y todas sus relaciones, llega a intentar manipular esa realidad, pero al final todo se descubre.

En definitiva creo que es una novela sumamente interesante a la vez que entretenida, un imprescindible para este verano, 476 páginas que vuelan.

Nacho GO

Anuncios

18 pensamientos en “El libro de los Baltimore…

    • No te preocupes que no desvelo nada, cuando escribo “mis impresiones” me voy tantas veces por los cerros de Úbeda que no hago spoilers, jajaja…este es un libro muy interesante porque sugiere mucho.
      Besos

      Me gusta

    • ¡Hola Isa!
      Vaya La verdad sobre el caso Harry Quebert pasando calor en la estantería… deja que respiren las páginas que ya casi estamos en agosto,,jajaja
      Besos

      Me gusta

  1. Bueno, que tengo sensaciones encontradas. El libro es facilito y resultón y dura apenas un suspiro. Pero bueno, bueno…. no. Se va por las ramas, el prota es igual de insufrible que en el anterior y se contradice. Pero se lee en un suspiro
    Besos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s