La decisión de Sophie…

… de William Styron.

Traducido por Antoni Pigrau.

la-decision-de-sophie1

Año edición 2016
Autor William Styron
ISBN 978-84-16259-44-1
Número de páginas 774
34 €

Sinopsis

Sophie es una muchacha polaca, dulce y de pálida hermosura que vive en una casa de huéspedes del Brooklyn de los años cuarenta junto a Nathan, un joven judío obsesionado por el pasado, y Stingo, el tercero en discordia, un joven procedente del Sur convencido de que llegará a ser un escritor de éxito. Tres personalidades que se relacionarán íntimamente en un ambiente en apariencia alegre y desenfadado, después de la guerra que ha azotado el mundo durante seis años.

La historia de una sola persona puede reflejar la de millones de ellas. A través de la experiencia de Sophie, viva imagen de la tragedia del holocausto, Styron incita a meditar sobre las cualidades del ser humano, tanto del que sufre como del que castiga. Una poderosa reflexión acerca del extraño modo en que una persona intenta superar su pasado y cómo éste puede acabar minando sus ansias de sobrevivir. Estamos ante una novela que profundiza en la naturaleza del mal en el individuo y en el género humano. Styron puro.

El autor

William Clark Styron Jr. (Newport News, Virginia, 1925 – Martha’s Vineyard, Massachusetts, 2006). Tras su paso por los marines durante la Segunda Guerra Mundial, en 1947 se graduó en la Duke University y en 1951 irrumpió en el panorama literario con Tendidos en la oscuridad, que recibió el reconocimiento de la Academia Americana para las Artes y las Ciencias. Fue entonces cuando Styron se trasladó a París, hasta 1953, año en que contrajo matrimonio, regresó a su ciudad natal y publicó La larga marcha. Autor de diversos ensayos y relatos, fue en el género de la novela en el que alcanzó una mayor notoriedad y éxito. En 1960 publicó Esta casa en llamas, otra de sus mejores obras, y en 1968 ganó el premio Pulitzer con Las confesiones de Nat Turner, una obra sobre la esclavitud que suscitó una encendida polémica. Pero fue con La decisión de Sophie –distinguida con el American Book Award en 1980, adaptada al cine por Alan J. Pakula y protagonizada por Meryl Streep- cuando le llegó su consagración definitiva.

Mis impresiones

Conocer a Sophie ha sido una decisión que me ha marcado. Quizá por eso me ha costado más de lo que creía traerla. Creo que todo se debe a que sabía que iba a necesitar un rato de paz y tranquilidad para echar la vista atrás y recordar las horas que me acompañó esta vida tan cargada de sensaciones y emociones que el autor ha sabido traernos con una sensibilidad que difícilmente se olvida una vez cerrado este volumen de casi 800 páginas.

Styron nos presenta una historia surgida a través de un sueño protagonizado por una muchacha hermosa, polaca y católica en la que a pesar de su juventud se podían palpar las huellas de una larga permanencia en un campo de concentración del que se traía como recuerdo, además de un sinfín de pesadillas de las que difícilmente se podría deshacer, unas cifras tatuadas en su muñeca. El sueño pasó, pasaron los años, pero un buen día volvió, quizá producto del destino, y esa evocación onírica lo impulsó a escribir esta novela. De esta forma Styron escoge como narrador a Stingo, escritor amateur, que decide mudarse a una casa de huéspedes en Brooklyn y allí conoce a Sophie y a Nathan, una pareja un tanto virulenta.

Nathan y Sophie tienen una relación basada en la adicción, en el sentido en que a pesar de que Sophie sufre las injurias y desprecios continuos de Nathan ambos se consideran algo indivisible. Toda la casa sabe de los desequilibrios emocionales de Nathan, nadie se extraña al respecto de las continuas discusiones que atormentan a Sophie con un futuro sin el hombre que la salvó de un pasado que sin dudad no hubiera podido superar. Él se llena la boca con su superioridad frente a todos los que lo rodean, atormentándolos con sus palabras a la más mínima ocasión sin que esto sea un impedimento para que esos con los que se ensaña sigan mostrándole una devoción incomprensible.

Poco a poco Stingo se va adentrando en ese triángulo dejándose llevar por sus sentimientos hacia una Sophie sobreviviente de la barbarie cometida por los nazis en esos campos de concentración de los que hoy sabemos todos más de lo que nos gustaría. Stingo llega a ser el confesor de Sophie y a través de sus largas conversaciones con ella nos trae sus recuerdos más profundos.

La decisión de Sophie es una novela escrita con una habilidad increíble para meterte en la historia a pequeños sorbos, sin grandes giros ni imprevistos a través de tan solo tres personajes con una fuerza desgarradora. Sin embargo son esos pequeños sorbos los que te hacen disfrutar plenamente de una novela en la que la carga emocional va en aumento al adentrarnos en todos los sucesos que marcaron la vida de esta chica aparentemente frágil.

Una lectura para acercarte y dejarte llevar, estar preparado para que Styron te confíe los secretos que Sophie no ha sido capaz de revelar a nadie, porque cada pocas páginas te encuentras algo nuevo y tienes sed, sed de saber más sobre cómo consiguió salir de aquel campo, sobre cómo llegó hasta donde está y la vida que lleva ahora junto a ese hombre que tanto daño le hace pero del que no es capaz de separarse.

La decisión de Sophie es dura, con esas anécdotas a las que estamos acostumbrados a encontrarnos cuando los campos de concentración entran en juego pero contados desde un punto de vista con el que no me había cruzado nunca. Momentos que no rozan el morbo sino que te abren una brecha que aprovechas con ansiedad para tomar aire y seguir leyendo, porque quieres saber, no lo que pasará sino lo que pasó. Qué decisión fue la que tomó Sophie, esa decisión que se multiplicó y en vez de ser una se transformó en miles de decisiones que tomar para poder aparecer en este sueño en forma de novela que no creo que olvide nunca.

Eris

Anuncios

16 pensamientos en “La decisión de Sophie…

  1. Que reseña mas emotiva, Eris la tengo en casa, voy recopilando los ineludibles, aunque aun no los he metido mano, pensé que mejor para este verano, ahora digo mejor para invierno, quiero leer en vacaciones o este o La Saga Moscovita…..me asusta un poco la extensión del texto porque ando algo dispersa, pero estoy segura despues de leerte que es de calidad y entonces no habrá problema…..Besos

    Me gusta

    • Pues lo tienes difícil. Son dos lecturas muy diferentes pero que corren… Una saga moscovita es especial. Quizá uno de los tochos de los cuales recuerdo cada línea. Verás como disfrutas.
      Sophie es especial. El final es realmente impactante, emotivo. Yo que sé qué más cosas. Es maravilloso. Un besazo!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s