El libro de Steve Jobs…

… de Brent Schlender y Rick Tetzeli.

Me gustan las biografías, lo reconozco. En ellas veo algo más que la vida de la persona sobre la que se escribe, veo una historia y si además está bien contada puede ser absorbida casi como una novela. Si bien es cierto que para adentrarte en la lectura de una biografía ha de llamarte la atención el personaje, como puede ser este caso, quizá creas que este libro no es para ti, sin embargo, si vencemos los prejuicios iniciales hacia una persona tachada de egocéntrico y sobre la cual los medios se han hartado de difundir a los cuatro vientos un carácter difícil, puede ser que te des cuenta de que a Steve Jobs hay que reconocerle su mérito como ejemplo de superación y que su propia personalidad no hacía más que imponer trabas a su desarrollo como el gran visionario que marcó una época. Todos esos obstáculos finalmente lo hicieron recapacitar y convertirlo en la gran persona que fue. No os engañéis… Mi devoción por Jobs no cambia para nada la imagen que yo tenía de él, y por supuesto que fue una persona a la que no le importó llevarse por delante a cualquiera que se interpusiese en su camino con un solo fin… Conseguir su propio beneficio pero sí que es cierto que después de haber leído su biografía autorizada y esta escrita por un periodista que le acompañó en muchos de los momentos claves de su vida he hecho balance y el resultado ha sido realmente positivo a la par que sorprendente. Ni los malos son tan malos… Ni los buenos son tan buenos…

Screenshot_6

EDITORIAL Malpaso ediciones
MATERIABiografía e historias reales
Nº PÁGINAS 485
ISBN 978-84-16420-11-7
FECHA PUBLICACIÓN Nov 2015
PRECIO 19.50€

Mis impresiones

La principal voz de esta biografía es Ben, “amigo” de Steve Jobs con el que tuvo sus más y sus menos, uno de los cronistas más destacados de la revolución digital que durante 25 años se ocupó de todo lo relacionado con Steve Jobs para el Wall Street Journal y Fortune. Jobs contaba con su presencia en casi todos los eventos importantes de su carrera y con el que, a pesar de no salir favorecido en alguno de sus artículos más mediáticos, siempre guardó una relación amigable y de respeto mutuo.

Hace algún tiempo que leí la biografía que Walter Isaacson escribió sobre Jobs y a pesar de parecerme interesante porque quizá es más extensa y cuenta algunos aspectos de su juventud que aquí se cuentan más por encima creo que, después de leer esta, no le hace justicia ninguna. Al igual que su amigo y compañero en Apple, el actual presidente Cook, pienso que se trata de un refrito de todo lo que se ha ido diciendo de él por los medios de comunicación y se centra en pocos aspectos de su personalidad. Cuando uno lee esa biografía no hace más que confirmar su carácter ególatra ambicioso y un avaro. Isaacson no habla de la persona sino del personaje, un personaje con el que Cook afirma que  no hubiera trabajado tantos años por nada del mundo, cerrando el alegato con un La vida es demasiado corta.

Este quizá sea el punto importante porque aquí nos encontramos con una persona que se retrata con dureza en su juventud y de la que se muestra su cara más desconocida cuando Apple remontó el vuelo. Quizá porque en ese momento la imagen de Jobs ya estaba creada y lo que importaba era lo que tenía que traernos. Quizá era de poca importancia si la vida lo había cambiado y si había aprendido de sus errores.

Por eso esta biografía hasta sus más archiconocidos “enemigos” como Gates la califican como “la mejor manera de descubrir la extraordinaria personalidad de Steve Jobs, uno de los personajes que más han influido en las tendencias de consumo de todo el mundo“. Y quizá por eso esta es la biografía más interesante con la que me he encontrado hasta la fecha, contada desde todos los puntos de vista que a los autores les fue posible recopilar.

Tengo que pararme aquí un instante para fijarme en la portada y en lo que me ha aportado personalmente. Dos caras para una misma persona. El joven Steve inmaduro, infantil, esclavo de su fama, de su obsesivo e irritante perfeccionismo, de su arrogancia, de su cólera vengativa y sobre todo, de su ceguera ante esos fallos que en 1980 convirtió a Apple en la compañía que más rápido había crecido, un pozo de petróleo electrónico. Y Jobs salía en los medios como “El hombre que había cambiado el mundo de los negocios para siempre” pero este panorama pronto se convirtió en oscuridad surgida por los numerosos problemas internos que surgían en la empresa y su propia cúpula directiva se las arregló para darle la espalda. Todo esto en contraposición a la cara más adulta de un Jobs que volvió a Apple cuando estaba sumida en un pozo, y en ese momento era otro, más abierto al talento de los demás que él reconocía que fue lo que le empujaron a realizar cosas increíbles que habría sido incapaz de realizar por sí mismo. Su carácter seguiría siendo particularmente difícil pero sin duda… Algo había cambiado. Había madurado.

Pero Jobs no solo es el que hizo posible que cada uno de los gadgets creados bajo la empresa de la manzanita mordida se hayan convertido en nuestros compañeros inseparables e incluso los más deseados por más de medio mundo. A él le debemos Toy Story, la película de animación que llevó a Pixar a tocar techo y que hoy nos sigue trayendo estupendos cortos y películas que se nos quedan grabadas en la retina. En Pixar Jobs aprendió a trabajar en equipo y ese equipo era lo que daba valor a esa empresa por la que luchó de manera imparable hasta que la llevó a la cima.

Me llamó especialmente la atención el tan acertado paralelismo entre Toy Story y su primera experiencia en Apple, su exilio de una compañía que él mismo creó. Un personaje simpático es el culpable de su propia caída, a menudo como resultado de la soberbia, pero supera el trance gracias a la bondad, la valentía, el ingenio, la inventiva o alguna combinación de esas virtudes y con ello se gana el éxito de una misión en la que Woody “accidentalmente” manda a Buzz al patio trasero de Sid y luego tiene que aliarse con él para escapar del niño malvado. En esta biografía se describe cómo amaba Jobs a Pixar y cómo reunía a sus vecinos con gran ilusión en su salón para que vieran sus creaciones antes incluso de saber si éstas iban a ver finalmente la luz.

Y volvió a Apple, la hizo resurgir de sus cenizas y con ello llegó el imac, imovie, itunes, el ipod… Y el cáncer que acabó con su vida en 2011. Era el año 2004 cuando se sometió a una operación e hizo pública su enfermedad. Año en el que se abría una puerta a los años más productivos de su vida en los que llegó el iphone, la appstore, el ipad y una nueva estética a los mac que los hicieron unas de las máquinas más deseadas.

Pero por desgracia su fin estaba cerca y llegó el momento de preparar su partida… Era hora de marcharse y no quería hacerlo sin dejar todo bien atado. Creó la Universidad apple y preparó todo para su sucesión inminente. Era 2010.

Me ha conmovido especialmente una anécdota ocurrida en 2013 sobre una conversación que mantuvieron uno de los amigos que lo acompañaron durante gran parte de su carrera y Tim Cook en la que el primero le dice a Tim que aún guardaba el número de teléfono de Jobs en la lista de favoritos de su iphone diciendo “no creo que pueda borrarlo” y entonces Tim le enseña su iphone y le dice que él también lo conservaba.

Sin duda una persona con una personalidad realmente fuerte que supo afrontar todos los obstáculos que se le iban presentando en la vida y que supo como sortearlos. Solamente un genio podría haber levantado la vida que forjó de la nada y saberla preparar para su ausencia. Una persona de la que se creó una imagen que todavía hoy perdura en la retina de muchos.

Es la primera vez que destripo de una manera tan exhaustiva un libro pero en este caso tengo una razón. Los que no vais a acercaros a leer el libro podéis haceros una idea de lo que realmente ha significado Jobs para el mundo en el que vivimos, lo que hizo posible y a los que sí lo vais a leer no os he destripado nada porque estoy segura de que todas las anécdotas que he contado ya las conocíais pero sí que os dé ese impulso que necesitáis para haceros ver que dentro de este libro os vais a encontrar con algo más que un resumen de una carrera llena de chips y procesadores. Aquí se habla del genio. Se conoce al genio, miles de anécdotas que no conoces y que no te dejarán indiferente y con todo ello te llevarás un trocito de ese Jobs al que le debemos tanto.

Antes de irme quiero traeros algo especial que viene transcrito en este volumen y que es el discurso que pronunció en la ceremonia de graduación de la Universidad de Stanford en  2005. Un discurso que a menudo les pongo a mis alumnos en el que nos habla de cómo llegó a ser quien fue y que guarda un mensaje que todos los jóvenes deberían tener en cuenta.

Para mí Jobs es más que todo lo malo que dicen de él y este es mi “pequeño” homenaje a alguien a quien he admirado siempre y gracias a este volumen he podido conocerle un poco más y nos acerca a una personalidad tan compleja como grandiosa, con sus luces y sombras, gracias a los testimonios de quienes mejor lo conocían.

Eris

Anuncios

12 pensamientos en “El libro de Steve Jobs…

  1. A mi no me gustan las biografías y el personaje no me llama la atención más allá de dedicarle un reportaje. Decididamente, no me atrae nada este libro
    Besos

    Me gusta

  2. Esta vez no me convence. Las biografías me gustan según de quién. La verdad es que este hombre tiene una historia llamativa pero no me interesa especialmente.

    Besos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s