El hijo de César…

… de John Williams.

Os voy a contar algo… No soy una gran fan de las novelas ambientadas en Roma por no decir nada de nada así que esta novela solo partía con la premisa de estar escrita por el gran John Williams, un autor que nos conmovió con Butcher´s Crossing, luego vino Stoner y para cerrar el círculo era necesario leer El hijo de César. Empecé con miedo por esa aversión totalmente infundada sobre las novelas ambientadas en una época histórica que no me llaman en absoluto, y digo totalmente infundada porque es posible que sea culpa mía, normalmente es mi compi de blog el que dedica sus horas de lecturas a leer grandes historias de romanos, quizá él tenga la culpa 😉 Pero aquí estoy, he releído El hijo de César después de haberlo buscado hace años por activa y por pasiva y no encontrarlo lo adquirí en digital, hace como tres años, pero cuando me enteré de que Pàmies lo reeditaba con esa portada roja tan acertada no pude resistirme. Se vino de  nuevo para casa y lo releí. Y solo os puedo adelantar que ha sido, de nuevo, fantástico.

el-hijo-de-cesar-ficha7

Autor: John Williams
ISBN 9788416331543
320 páginas
Rústica 15 x 23 cm.
Colección: Histórica
Precio venta: 19,95 €

Sinopsis

Año 44 a. C. Julio César es asesinado. Cuando en su testamento adopta y nombra como su heredero universal a su sobrino Octavio, la vida de este joven de dieciocho años cambia para siempre.

Rodeado de hombres que luchan encarnizadamente por el poder —Cicerón, Bruto, Casio, Marco Antonio, Lépido—, el joven Octavio debe imponerse a todas las maquinaciones para hacer suyo el legado de su padre adoptivo y reclamar su destino como primer emperador romano.

EL HIJO DE CÉSAR nace, después de una meticulosa labor de investigación, de la pluma de un auténtico poeta, y nos cuenta el sueño de un hombre por liberar a la corrupta Roma de las luchas internas que amenazan con acabar con ella y afianzarla como eje del mundo.

 

Mis impresiones

Estamos ante una novela epistolar de ficción. Quiero que eso quede claro desde el principio de la misma forma que os quedará si decidís adentraros en la historia ya que el autor al comienzo hace una especial mención a cómo transcurrió la gestación de esta novela en la que ha modernizado algunos nombres de lugares, ha atribuido identidad a algunos personajes que no se mencionan en la historia y recalca que los documentos que la integran son de invención propia aunque se ha basado en numerosas ocasiones de fragmentos y pasajes que sí son reales.

Dicho esto ya estoy preparada para contaros, de nuevo, que estamos ante el único autor del que he leído todo lo publicado en nuestro idioma. No flipéis porque solo tiene las tres obras que os he mencionado y sinceramente me apena mucho que poco más que algún libro de relatos y poemas en su idioma original podamos encontrar para seguir empapándonos de él. Y es que John Williams tenía un don para hacernos ver lo que quería transmitir. No era un autor de género, lo que se puede ver claramente en la variedad de las temáticas sobre las que escribió lo cual para mí lo convierte en un auténtico genio porque… Si escribes bien un género y eres bueno pues ole… Pero si todo lo que sale de tu pluma es de diez… Tenemos ante nosotros a una genialidad.

En El hijo de César John Williams nos adentra en algo realmente complicado como la llegada al poder de Octavio aprovechando el hito histórico que fue la muerte de Julio César. Lo hace mediante un intercambio de cartas entre los personajes que toman parte en la historia para darnos a conocer la personalidad de todos ellos, las envidias de unos, la fidelidad incondicional de otros, las traiciones, vicios, defectos y virtudes que conforman una obra realmente apasionante en la que la intriga se palpa en cada línea, en cada carta…

Me ha impresionado mucho esta novela en la que a pesar de tratarse de ficción John Williams genera un entramado de personajes y relaciones que vistos desde fuera te hace pensar cómo ha podido crear esta perfecta conexión entre cada una de las cartas en las que no hay ni un solo desliz y todo ello genera en mí la ferviente creencia de que es como si el autor formara parte de ese entramado en el que no se le escapa nada. Como si estuviera contándonos todo desde dentro y esa fuera su familia, de la que nos quiere contar todo.

La emoción que se transmite en cada una de esas cartas, la intriga que traslada al lector, sobre todo en mi caso, gran desconocedora de la historia de Roma, haciendo que te empapes de cada una de las palabras que se dirigen conforman una obra en la que resulta realmente adictivo leer sobre las diferentes impresiones que cada personaje tiene sobre un mismo hecho, las habladurías, los tejemanejes, las traiciones que palpas (me repito)… Todo ello conforma una obra única en la que conocemos a un Octavio Augusto, primer emperador romano al cual debemos, junto a sus cuatro fieles amigos, el Imperio Romano. Quizá haya mucho de ficción en toda esta historia, quizá haya más verdad de la que creemos en un principio porque todo está contado con tanto realismo que me paro a pensar si todo lo que ha inventado Williams para hacerla más atractiva tiene más de verdad de lo que creemos.

He llegado a pensar que en la vida de todo hombre antes o después llega un momento en que es consciente -más que ninguna otra cosa y con independencia de que pueda o no expresarlo en palabras- del hecho de que está solo y dividido, y de que no puede ser más que el pobre hombre que es. Miro ahora mis delgadas pantorrillas, la piel marchita de mis manos, las carnes flácidas y manchadas con la edad, y me resulta difícil comprender que en  su día este cuerpo buscara la liberación de sí mismo en el de otro, al igual que ese otro la buscara en él. Hay quienes dedican toda su vida a ese instante de placer y se sienten amargados y vacíos cuando el cuerpo ya no puede, como inevitablemente ocurre. Se sienten amargados y vacíos porque solo han conocido el placer sin saber lo que este significaba…” Fragmento de la última carta que Octavio César escribe a su último destinatario, porque todos sabemos como acaba esta historia, no se trata de ningún spoiler (es lo bueno de las novelas que se relacionan con hechos históricos), en ella emplea sus últimos días en analizar su persona, sus relaciones, los sucesos y acontecimientos que lo convirtieron en el hombre que fue. No tiene desperdicio. La releeré mil veces. Sus reflexiones son de una calidad increíble.

Si no os gustan las novelas ambientadas en esta época no os dejéis llevar por ese miedo escénico porque esto es mucho más que una novela de romanos. Es la gestación de un poder, de una persona que creció de golpe para hacerse con lo que era suyo a pesar de las trabas que se ponían en su camino. Os sorprenderá.

Sé que algunos de vosotros sois capaces de leer libros en papel mientras camináis por la calle. Para mí todavía es misión imposible (solo puedo hacerlo en digital) y por eso la relectura de esta novela ha sido en papel, en el sofá, con pausa y disfrutando de cada momento. Sin embargo no olvidaré nunca que El hijo de César fue el que me enseñó a caminar a ciegas, no olvidaré que no tropecé ni una sola vez en el camino. Una lectura fantástica.

Eris

 

Anuncios

14 pensamientos en “El hijo de César…

  1. Hola.
    Aquí tienes a otra a la que esta etapa de la historia no le atrae nada, y mira que lo he intentado con autores como Posteguillo, pero no puedo. Prefiero el Antiguo Egipto o la Córdoba Califal, incluso la Edad Media.
    Besos

    Me gusta

    • Marina… De verdad te digo que yo no soy para nada de esta época y además soy sincera si te digo que sigue sin llamarme. Lo que me llamó de esta es el autor. Merece la pena realmente. Te vas a dar cuenta de que lo importante de la trama no es la ambientación… Es la novela. Es el autor. Es cada página. Te la sigo recomendando. No creo que te arrepientas. Un beso!

      Me gusta

    • Como le he comentado a Marina en el comentario anterior, no ha conseguido reconciliarme con la ambientación porque no me gusta la etapa para leer novelas, no sé por qué pero no consigo conectar. Me pasa como a ti. Pero esta novela no es buena por dónde está ambientada sino por quién está escrita. Ya me contarás si te animas. Un beso!

      Me gusta

    • Y lo que he pensado en ti al acabar? Estuve hasta por mencionarte en la reseña porque si yo la he disfrutado sin ser sobre lo que más me gusta leer… Imagino que cuando eres fan ya de los romanos… Vas a flipar. YA me contarás. Un beso!

      Me gusta

  2. A mí esta etapa de de la historia me seduce y mucho. Y si encima va de la mano de este autor que me conquistó totalmente con Stoner… Y si encima haces esta reseña… Pues nada, ¡tengo que leer este libro!
    Besotes!!

    Me gusta

  3. Otro autor que no conozco.
    En casa tengo un lector fijo de esta época, más apasionado que yo con ella, pero creo que después de leerte el impetu y la seguridad que trasmites sobre la misma yo también me animaré.
    Besos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s