Reseñando Ni lo ves ni lo verás…

… de M. J. Arlidge.

Mi mente tiene la costumbre pedirme mi dosis mensual de clásicos, con su lectura pausada, para saborear y alojarla dentro de mí para siempre y suelo cumplirle el capricho pero… otras veces se le da por solicitarme una de esas lecturas en las que te sumerges durante horas y el tiempo pasa sin apenas darte cuenta. Este ha sido el caso, y con Ni lo ves ni lo verás he tenido la sensación de que me sirvieron el tiempo y me lo bebí de golpe.

Ni lo ves ni lo verás es la segunda parte de una trilogía que empecé con una lectura conjunta en la que participé en mayo de este año, Tú te vas, tú te quedas (reseñada aquí) y en la que me leí la misma pasando páginas sin control, así que a principios de verano me alegré enormemente cuando mis compañeros de Comentamos decidieron ponerse a leerla. Desde ese momento sabíamos que cuando llegara el 22 de octubre nos íbamos a poner a devorar la segunda parte, Ni lo ves ni lo verás. Así fue y Suma de letras nos brindó la posibilidad de organizar la lectura conjunta que os trajimos a Chema de El lector que llevas dentro, Lesin de Leer es viajar  y Marga de La orilla de los libros y yo misma.

Ni lo ves ni lo verás

Un segundo caso para la inspectora Helen Grace de Tú te vas, tú te quedas. 

Un thriller que te parará el corazón.

Sinopsis.

El cadáver de un hombre es encontrado en una casa vacía. Le han arrancado el corazón y se lo han enviado dentro de un paquete a su mujer y a sus hijos.

Es solo la primera víctima y la inspectora Helen Grace sabe que no será la última. Pero ¿por qué un hombre felizmente casado estaba tan lejos de su casa en mitad de la noche?

Los medios de comunicación hablan del culpable como de un Jack el Destripador al revés: un asesino en serie a la caza de hombres que llevan dobles vidas ocultas.

Helen huele la ira que esconde cada asesinato. Pero lo que no puede predecir es lo inestable que es el asesino… o lo que le espera al final del caso.

Mis impresiones

Pop Goes the Weasel (Pop Va la Comadreja) es el título original con el que M. J. Arlidge nos deleita en esta entrega. Siendo la comadreja un animal carnívoro que sale de caza por la noche y que entre su alimentación destacan las ratas ya os podéis imaginar que esta “comadreja” que se alimenta de “ratas” le va a dar bastantes dolores de cabeza a la inspectora Helen Grace.

Podría deciros que esta novela es independiente a la anterior, porque en Tú te vas, tú te quedas el caso queda totalmente resuelto, pero sí que recomiendo leer antes esa primera parte porque te situarás mucho mejor en la vida y en la personalidad tan cambiante y oscura que posee la protagonista. Los personajes principales de la comisaría son los mismos y me ha gustado conocer cómo ha seguido la vida de todos ellos desde la primera entrega. Obviamente, no os desvelaré nada 😉 Sigue leyendo