El hijo del padre…

El hijo del padre. Víctor del Árbol.

La herencia del padre.

Debo reconocer que soy seguidor de Víctor del Árbol desde la publicación de Un millón de gotas. Así que a pesar de que mi juicio pueda verse nublado por el afecto no me dejo arrastrar por el fanatismo si opino que el escritor está cada vez más arriba en la montaña que es una carrera literaria. Sin embargo no me atrevería a decir que llegó a la cumbre porque esto sería asumir que los libros que le restan por escribir o publicar no podrían hacerle sombra a esta novela.

Después de terminarla y dejarla reposar, la percibo como una novela con vida propia, que consciente o inconscientemente, se ha querido introducir en el mundo de las novelas de tesis. Se ha alejado, o casi, prescindido del suspense para convertirse en una novela con un tono literario consistente y digna de consideración.

El protagonista es Diego Martín. Un profesional urbanita nacido al final de la década de los sesenta y, como muchos habitantes de las grandes ciudades, hijo o nieto de la emigración de la España rural a la España industrial. Con este personaje como piedra angular y con una presentación que no habla, precisamente, muy favorablemente de la catadura moral de este profesor universitario, se desgrana una narración cruda y dura de una saga familiar compleja. 

En el pasado más lejano nos remontamos a nuestra guerra civil. Un escenario recurrente en el que se manifiestan aspectos de la condición humana que surgen inevitablemente. Un  tiempo en el que los cobardes y los seres más grises e insignificantes se adueñan del mundo y los cuerdos fingen estar locos para hacer realidad sus fantasías. Pero nuestra guerra civil tuvo algo peculiar, no sólo bastaba con vencer, había que barrer y hacer desaparecer al vencido. Porque el mal no está ahí fuera, sino aquí dentro, en el interior de cada uno. Solo hace falta que nos coloquen en una situación límite para que salga a relucir lo peor de nosotros con unas consecuencias devastadoras.

Esa y la herencia genética son las tesis más interesantes de la novela. La clave no está en el individuo, sino en el contexto, en el ambiente. Nosotros somos unos meros títeres que representamos un papel en una obra ominosa. A lo largo de la historia los hechos se repiten y nosotros intervenimos en ellos. 

Al principio de la reseña decía que el autor se había alejado del suspense, quizá como resultado de la propia escritura y no de un plan preestablecido, esa es mi impresión. En la primera página se nos cuenta quién mata a quien y donde acaba, lo cual deja escaso espacio para las elucubraciones. Pero la herencia masculina no es la única, las mujeres también dejan su huella y ahí está la esperanza.

El hijo del padre.
Víctor del Árbol.
Edita Destino
ISBN: 978-84-233-5916-5
Publicación 10/03/2021
Rústica con solapas
Páginas 416
20.90€

2 pensamientos en “El hijo del padre…

    • A pesar de lo mucho que se publica es difícil encontrar un escritor comprometido realmente con su trabajo, que sea fiel a sí mismo y que no caiga en concesiones. Me ha parecido una obra genial, quizá la mejor de todas.Es más que un thriller y todo lo que aporta va más allá de un entretenimiento sano. Tiene un talento genial para manejar las ideas y plasmarlas de una manera verosímil. Sin apoyarse en una complejidad oscura, construye una obra muy equilibrada.

      Un beso, Margari

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s