Estuvimos con…

Ricardo F. Colmenero y su Literatura infiel.

También estuvimos con Manuel de Lorenzo y Juan Tallón pero claro…
El protagonista de la tarde era Colmenero 😉

300x300

En este nuestro planeta no es que seamos muy aficionados a la actualidad informativa (política, social o deportiva), a no ser que se refiera a la actualidad literaria. Sin embargo somos bastante aficionados a los libros donde se recopilan artículos, que aunque tengan referencias al momento en el que se escriben, pueden ser leídos tiempo más tarde manteniendo su valor literario. Estamos casi seguros de que es el caso de este volumen que se presentaba en la tarde de ayer.

Ricardo F. Colmenero nacido en Ourense en 1977 y licenciado en Periodismo por la Universidad de Navarra. Inició su carrera profesional en el Miami Herald para luego incorporarse al  diario El Mundo. Su artículo “La comunidad” (que encabeza la segunda parte de este volumen) ha sido reconocido con el prestigioso Premio de Periodismo Julio Camba en 2018. Vive, trabaja y cría a su hijo Iago en Ibiza, algo muy conocido para sus lectores y seguidores.

Presentaba, en su ciudad natal, una denominada “novela autobiográfica en columnas”, porque en su estilo periodístico deja retratada sus vivencias. Como los columnistas que más me interesan, creo que el trabajo de Colmenero merece un soporte digno de perdurar y no lo efímero de una página de papel de periódico o una pantalla grande o pequeña. Con estas cortas lecturas podemos pasar de la risa a la reflexión, porque trata de lo que nos concierne a todos: amor, precariedad laboral, fracaso, familia y amistad son los elementos con los que el autor dibuja universos complejos con todo el abanico posible de emociones.

El “rockero gamberro”, esa fue la presentación que hizo del escritor el también periodista y novelista, Manuel de Lorenzo. Que quede claro que se conocen desde hace tiempo y la confianza rompe barreras. Nos hizo una semblanza de sus comienzos, del interés de lo literario del periodismo y cómo le encuentra el gusto a añadir literatura a sus historias y poesía a la realidad. Manuel nos contó que Colmenero se ríe de sí mismo, en vez de reforzar sus puntos más sobresalientes.

El también periodista y escritor gallego, Juan Tallón, se encargó de la segunda parte de la presentación. Nos arrancó unas buenas carcajadas haciendo bromas sobre el momento en el que los tres franquearon la entrada en un lugar tan serio y solemne como el lugar donde se celebraba el evento y la intervención del adusto portero. A continuación nos ofreció las instrucciones para leer un libro de columnas: de principio a fin de una sentada o a ratos y de manera desordenada e incluso en lugares diferentes, quedándose con la segunda opción.

Lo que ha conseguido Ricardo  es componer una biografía en base a sus columnas, tres partes en la vida del autor, introduciendo textos inéditos que sirven para hilar la historia.IMG_7249

Tallón trató de que los asistentes se animaran a comprar Literatura infiel con dos argumentos para evaluar la excelencia de un libro: el primero citando a Ford Madox Ford encomendándonos a ir directamente a la pagina 99 para ver si merece la pena ya que es el principio donde un escritor pone todo su esfuerzo en captar la atención del lector. El segundo método o teoría es la del canadiense Marshall McDougal  que sostenía que había que acudir a otra: la 69. Aplicando cualquiera de las dos técnicas estamos, sin duda, ante un libro magnífico. Todo esto lo hizo a través de una genial forma de interactuar con sus compañeros y el público que era incapaz de aguantar las risas y que convirtió la presentación en algo único de lo que nos sentimos orgullosos de haber presenciado.

Toma la palabra Colmenero, por fin, después de tan enérgicas puestas en escena de sus compañeros, dándole las gracias a su madre, porque sin ella nada hubiera sido posible, ni él, ni el libro, quizá uno de los momentos más emotivos y comienza hablando de IMG_8711asuntos periodísticos, como una entrevista a Aznar en unas fechas un tanto complicadas para el expresidente y que curiosamente ayudó a vencer la “timidez” del periodista o el asunto de las cenizas de la abuela Amparo en un joyero que envuelto con cinta aislante se empeñaba en flotar.

El cierre se convirtió en una genial conversación entre amigos hablando de sus cualidades como autor y del hecho de reconocerse como heredero y deudor del legado literario de Julio Camba, el humor es una de sus características más importantes. Hablaron también del miedo a la página en blanco o a que se les acaben algún día los recursos, si se les agotaran las ideas. Algo que parece difícil para una persona como Ricardo F. Colmenero, que hace de la escasez hace una virtud.

Hemos pasado un gran momento lleno de risas y de palabras. Con esta entrada y este libro os invitamos a conocer, si no lo habéis hecho ya, a Ricardo F. Colmenero y con él la belleza del columnismo.

 

Un pensamiento en “Estuvimos con…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s