Potemkin…

POTEMKIN. La novela gráfica de Pablo Auladell. Homenaje a la película de Sergei Eisenstein.

Cuando editar es un arte.

y8Av-001

Epílogo: Jordi Costa
Editorial: Libros del Zorro Rojo.
Edición: octubre de 2018
ISBN: 978-84-948848-7-0
Encuadernación: Cartoné
Medidas: 20 X 29 cm.
Páginas: 120
19,90 €

El espíritu de la revolución planeó sobre la tierra rusa. Un misterioso proceso estaba ocurriendo en multitud de corazones. La personalidad individual sin apenas tiempo de tomar conciencia sobre sí misma, se disuelve en el grupo y este se disuelve en el movimiento revolucionario.

Estas son las palabras del comienzo de la legendaria película de 1925 del director soviético Sergei Eisenstein que nos ponen en posición para introducirnos lo que nos va a relatar. Al repasar la película por enésima vez después de leer este volumen de Pablo Auladell, me di cuenta de la similitud de ambos procesos, el creativo y el revolucionario. Me explico. No es ningún secreto que el autor trata de montar un homenaje a una de las películas más comentadas y homenajeadas de la historia del cine mundial, todo un reto. No creo que se trate de una visión personal ni una interpretación del filme, es como si el talento creativo de Auladell y la película se disolvieran en un mismo precipitado y la solución resultante fuese esta magnífica obra que respeta sobremanera la estructura original.

En la biografía de Pablo Auladell leemos que es un licenciado en Filología inglesa por la Universidad de Alicante, que se inclina por una carrera en el mundo del arte en la faceta de ilustrador editorial y creador de cómics. Ha obtenido de numerosos galardones, entre los que destacan el Premio a las Mejores Ilustraciones de Libros Infantiles y Juveniles por Peiter, Peter y Peer y otros cuentos de Hans Christian Andersen, otorgado por el Ministerio de Cultura de España en 2005 o el Premio Autor Revelación en el Salón del Cómic de Barcelona en 2006, por La Torre Blanca. Conocí su labor creativa por, otra verdadera joya, la versión de El Paraíso perdido de John Milton (Premio Nacional de Cómic de 2016).

potemkin02-011-8d407db4782d45be4915433451289440-1024-1024

El motivo de la creación de la película fue también otro homenaje, se trataba de conmemorar el vigésimo aniversario de la abortada revolución en contra del zarismo. Se ha considerado el más perfecto y conciso ejemplo de estructura cinematográfica de la historia del cine. Junto con El nacimiento de una nación (1915) y Ciudadano Kane (1941), Potemkim es rotundamente uno de los filmes que han resultado más influyentes. A parte de esto, su montaje representa un salto cualitativo muy importante con respecto a anteriores películas del director (Octubre, por ejemplo). Y es aquí donde la novela gráfica de Auladell cobra mayor relevancia, como si fuera una especie de storyboard, algo previo a la propia filmación.

El autor se sitúa al lado del Eisenstein que creó una nueva técnica de edición basada en una estimulación sicológica más que en la lógica narrativa. Esto le posibilita comunicar directamente sensaciones físicas y emocionales. Como resultado unas viñetas de primer plano que a la vez ralentizan y avanzan la narración dejándonos el corazón en un puño en las escenas que entrañan más violencia, como el recurrido caso de las escaleras de Odessa. Viñetas que funcionan como contrapunto, “interrumpiendo” el ritmo para crear una tensión narrativa terriblemente angustiosa.

Se crean impactantes metáforas yuxtaponiendo dos o más viñetas sugiriendo algo diferente y más importante que lo que harían las imágenes por separado. Al igual que la película la novela se divide en cinco partes con una estructura muy parecida casi simétrica. Primero la presentación, el germen de todo, después el motín, la demostración de dolor, el tiroteo para acabar con el triunfo.

Viñetas en glorioso blanco y negro (carboncillo, no entintado) que se te quedan grabadas: desde la mueca de desprecio del oficial a bordo del acorazado hasta el asombro estremecedor del león en Odessa pasando por la ominosa presencia de los cañones, que gracias a la pareidolia es otro personaje más. Una obra donde, a pesar de individualidades destacables, el héroe no es un sola persona sino todo un pueblo maltratado que intenta levantarse ante la opresión.

En definitiva, una obra tremendamente recomendable para todo amante de las novelas gráficas y para los aficionados al cine. También apta para los que se quieran iniciar en este tipo de lenguaje visual que tantas satisfacciones nos siguen dando estas ediciones en este planeta.

Nacho GO

Anuncios

Un pensamiento en “Potemkin…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s