Howards End…

Howards End. E. M. Forster.

Los Schlegel y los Wilcox.

978841718146

Editorial: NAVONA
Título original: Howards End
Traductor: Eduardo Mendoza
Colección: LOS INELUDIBLES
N° páginas: 568
Medidas: 140 x 210 mm.
Encuadernación: Tapa dura forrado con tela azul
ISBN: 978-84-17181-46-8
Precio: 29.00 €

Cuando estamos acabando 2018, como cada vez que cerramos un ciclo, siempre se nos da por recapitular y al empezar a escribir sobre Howards End esto es lo que primero me ha venido a la cabeza: quizá sea el libro que más me haya impresionado durante el año que termina. No solo por motivos estrictamente literarios. Me explico. La película basada en el libro, dirigida por James Ivory en 1992, siempre ha sido una de mis favoritas, ni siquiera recuerdo cuántas veces la he visto y revisado (más de 6, seguro).

Con todo esto ya podéis imaginar la ilusión que me hizo hacerme con esta lujosa edición de la novela. Cuando ya conoces de sobra la historia,  los diálogos resuenan en tu cabeza con las voces de los actores (originales y de doblaje) y tienes grabadas sus actitudes y maneras se puede hacer difícil enfrentarse a la obra literaria original (a través de la visión de Eduardo Mendoza como traductor). Cuando ya conoces todos los pormenores, ¿puedes disfrutar de una novela de este tipo?, la respuesta es muy clara: por supuesto que sí. Disfruté de cada página y cada párrafo, disfruté tanto de la descripción de la fuerza vital de Margaret y Helen como de la contención de Henry Wilcox.

No es la primera novela que leo de E.M. Forster en las que basaron películas, pero esta supera con creces a cualquiera de las que he leído. Forster apenas tenía 30 años cuando la escribió. A pesar de morir con 91 años, escribió sus novelas en la primera parte de su carrera literaria. Muchas veces, como en este caso, sus obras abordaron las diferencias de clase, personajes incapaces de superar las barreras sociales y la hipocresía de la sociedad general que imposibilita prácticamente la reconciliación entre las clases sociales. Forster perteneció al Círculo o grupo de Bloomsbury, influyentes intelectuales británicos cuyas obras y perspectivas contribuyeron profundamente a la literatura, la estética, la crítica y la economía, creando actitudes modernas ante el feminismo, el pacifismo y la sexualidad.

Como muchos escritores, sus viajes y experiencias en el extranjero fueron el germen de sus novelas. Experiencias europeas o asiáticas como las que inspiraron su primer gran éxito editorial, Pasaje a la India.Otra cuenta pendiente en mis estanterías.

Fue publicada por primera vez en 1910 (escrita durante 2 años) y habla sobre las convenciones sociales, los códigos de conducta y relaciones personales en Inglaterra de principios de siglo. Cultura contra convenciones, siendo las protagonistas principales las puntas de lanza de cultura y la lucha contra las convenciones que anquilosaban la sociedad de la época; siendo los hombres los que abanderan la dictadura del statu quo, de lo inmutable, del reparo ante los cambios. Hay que tener en cuenta que estamos en la época anterior a la Gran Guerra, el período en el que el mundo occidental perdió la inocencia.

Pero no penséis que se trata de una obra simple y maniquea. Es una verdadera obra maestra de la literatura. Una novela con más de 100 años escrita con una prosa tan ágil y precisa que relata genialmente a una época, una relaciones y unos personajes que, una vez que terminemos el libro, los llevaremos dentro para siempre. No creo exagerar cuando digo esto, no sólo porque describe mi caso, sino que creo que cualquier lector no podrá evitar enredarse en los conflictos y sentimientos que refieren estas páginas.

Meg Schlegel es un personaje muy reflexivo, mucho más que su hermana Helen. Es alguien que especula mucho sobre la competencia del ser humano para establecer armonía entre su vida interior y el medio exterior. Ella asegura que no hay superioridad entre “lo invisible sobre lo visible”, no hay que “contrastarlos sino reconciliar lo uno con lo otro”. Meg no piensa que la vida sea peligrosa, piensa que es imposible gobernarla que esencialmente no es una batalla, porque la vida es belleza.

Es notable el contraste entre los dos mundos representados por los Schlegel y los Wilcox. Aun existiendo grandes diferentes entre las dos familias: amor por la belleza y el arte y amor por el dinero por la otra parte. Entre los componentes de ambas, también Forster nos ofrece un abanico bastante amplio. En los Schlegel encontramos desde los arranques emocionales de Helen hasta la falta de empatía sicopática de Tibby. Entre los Wilcox destaca Henry cuyos impulses emocionales, aunque rara vez le nublen el juicio, lo diferencian del resto de su familia. Margaret creía que era imposible contemplar su vida a fondo y en su totalidad y ella decide hacerlo en su totalidad mientras que Henry Wilcox lo hacía a fondo.

Por descontado Margaret Schlegel es el personaje más complejo y más completo. Presenciamos su paulatina transformación y su devenir. Algo que la convierte en uno de los mejores personajes que ahora mismo recuerdo.

Una edición más que recomendable ésta de Navona. Una verdadera joya de la literatura inglesa. Un auténtico clásico por el que no parece haber pasado más de un siglo. Recomendable porque narra una época de manera tan directa que sería imposible de reproducir ahora sin caer en los pecados habituales de la novela histórica. Autenticidad y clásico indiscutible.

NachoGO

Anuncios

4 pensamientos en “Howards End…

  1. Pingback: Nominación al Blogger Recognition Award – Generación papel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s