Mariposas tristes…

… de Natalia Carou.

9788468794693

Harper Collins
Nº de páginas 528
Narrativa/Histórica
Colección HQÑ
Formato disponible eBook
3,99€

Es bien sabido que en PlanetaEris apenas damos uso a nuestros dispositivos electrónicos para la lectura y es que, por mucho que tenga sus ventajas en cuanto a espacio y peso, somos de los que nos gusta ver los volúmenes rebosar en las estanterías así que cuando me encontré con Mariposas tristes tuve mis recelos al respecto. Sin embargo esta vez pudo más la curiosidad de leer una historia ambientada en una ciudad y unos parajes que adoro y que además me conozco casi al dedillo. Decidí que sería una buena excepción para desempolvar mi reader y me transporté a Santiago de Compostela, a la  Galicia de los años veinte.

“Para todo hay un tiempo señalado, un tiempo para todo asunto bajo los cielos. Tiempo de nacer y tiempo de morir; tiempo de plantar y tiempo de desarraigar lo que se haya plantado; tiempo de matar y tiempo de sanar; tiempo de llorar y tiempo de reír; tiempo de abrazar y tiempo de mantenerse alejado de los abrazos; tiempo de buscar y tiempo de dar por perdido; tiempo de guardar y tiempo de desechar; tiempo de callar y tiempo de hablar; tiempo de amar y tiempo de odiar; tiempo para la guerra y tiempo para la paz”
Eclesiastés 3:1-11

Con esta cita la autora da comienzo a una historia en la que Ada es la protagonista, una mujer a la que un golpe del destino le arrebató la niñez y la dejó desamparada a cargo de su hermano pequeño. Con él perdió un nivel de vida alejado de las dificultades, y la dejó deambulando en soledad por las calles de Santiago de Compostela en una noche lluviosa. Pero todo eso ocurre en 1912 y hoy nos encontramos con una Ada por la que han pasado diez años en los que tuvo que echar mano de su valentía soñando que algún día recuperaría todo lo que había perdido.

Quizá la fortuna de Ada fue que Viviana la encontrara muerta de hambre y cubierta de mugre abrazada a su hermano en un rincón, o quizá fuera al revés ya que Ada prometía ser un diamante en bruto para su negocio. La desesperación de Ada la lleva a acceder a prostituirse para seguir adelante y se convierte en “esa bonita muchacha” que con su juventud parecía devolverle a El Farolillo Rojo una fama que había ido perdiendo.

Pese a lo dura que pueda parecer esta parte tengo que reconocer que ha sido la que más me ha gustado de la novela. La dificultad con la que Ada hace frente a su nueva situación dejan a uno reflexionando sobre la no tan disparatada tesitura en la que se encuentra nuestra protagonista y nos transporta con habilidad a una época en la que todo esto podía haber sucedido en realidad. Los pensamientos de que algún día todo volverá a ser como antes se agolpan en la mente de Ada y durante mucho tiempo la obligan a repetir una y otra vez una rutina que transmite la angustia que la pequeña sufría en su búsqueda de respuestas.

A pesar de que en la sinopsis de la novela nos dan algo más de información sobre su argumento creo que pararse en este punto es lo suficientemente acertado para que se conozca lo que nos vamos a encontrar en Mariposas tristes, una historia de superación en la que la fortaleza de Ada se transmite en cada una de las jugadas que le depara su destino, que no son pocas, y con las que la autora va encajando las piezas de un puzzle que en su día había perdido demasiadas piezas.

Mariposas tristes es una de esas novelas a dos tiempos que consiguen generar en el lector la satisfacción de ver como varias historias se van fundiendo en una sola, los secretos dejan de serlo y encontramos vencedores y vencidos. Una novela entretenida sin demasiados adornos y con una buena ambientación no solo por los parajes que describe, también por las muchas situaciones que las sociedad de la época trataba de esconder, ese qué dirán que nos hace reflexionar en lo mucho que hemos cambiado.

Eris

Anuncios

2 pensamientos en “Mariposas tristes…

  1. No conocía el libro pero tiene una portada preciosa. Me ha llamado la atención la trama, así que me lo pensaré, pero antes quiero leer más opiniones porque me parece un tema delicado.

    Un saludo,
    Laura.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s