Cuando mi sombra te alcance…

… de Carlos Salem.

La historia de Arregui, el Marlowe de Donosti, el Rey y la Sombra.

9788416259694

Colección: Navona Negra
Encuadernación: Tapa dura
Formato: 15×23 cm
Nº páginas: 528
ISBN: 978-84-16259-69-4
PRECIO : 27 €

El autor

Carlos Salem Sola nació en Buenos Aires, y reside en España. Ha publicado sus obras en español, francés, alemán e italiano. Es profesor del Centro de Formación de Novelistas de Madrid y dicta talleres de narrativa en España y Suiza, además de realizar asesoría de novela por video conferencia con diferentes países. La obra de Salem conforma todo un universo narrativo en el que personajes protagonistas de una novela figuran como secundarios en otras, a pesar de la independencia de las tramas. Ha escrito en varios los géneros.

Novela: Camino de ida (2007, Premio de la Semana Negra de Gijón y finalista del Prix 813 en Francia), Matar y guardar la ropa (2008, Premio Novelpol y Premio Paris Noir), Pero sigo siendo el rey (2009, Finalista del Prix SCNF,finalista Premio Dashiell Hammett y ganadora del Premio Mandracho), Cracovia sin ti (2010, Premio Intenacional Seseña de Novela), Un Jamón Calibre 45 (2011, Finalista del Premio Dashiel Hammett), El huevo Izquierdo del talento (2013), El hijo del Tigre blanco (2013), Muerto el perro (2014) y Cuando mi sombra te alcance (2017).

Relatos: Yo también puedo escribir una jodida historia de amor (2008), Yo lloré con Terminator 2 (Relatos de Cerveza-Ficción, 2009), Relatos negros, cerveza rubia (2016) y Mujeres con gato (2016, Frida)

Poesía: Foto borrosa con mochila (2006) Si dios me pide un bloody mary (2008), Orgía de andar por casa (2009) Memorias circulares del hombre-peonza (2010), El animal (2013), Follamantes (2014, Frida), Con un pájaro de menos (2016 de Espasa) y 24 incendios (2016, Harpo, Planeta clandestino)

Teatro: El torturador arrepentido (2011).

Sinopsis y explicación de Carlos Salem.

“Cuando  terminé de escribir Pero sigo siendo el rey, supe que de verdad yo era un novelista. Quiero a todas mis novelas, pero a ella vuelvo cuando quiero recordar cómo contar lo más duro y que suene a broma, y en la mitad de la sonrisa se te desatornille una lágrima.

Me marcó tanto que, aunque en estos años he esbozado media docena de novelas para seguir hablando del detective Arregui, mi Marlowe donostiarra, no había terminado ninguna. No lo dejé caer en el olvido porque él no me lo hubiera permitido. Y yo que tú, no cabrearía a Txema. Por eso ha tenido papeles en En el cielo no hay cerveza, o en Cracovia sin ti, además de en varios relatos. No lograba dejar atrás Pero sigo siendo el rey.

Hace unos meses, cuando mi editor me propuso volver a publicarla, la releí con detenimiento. Y volví a leerla. Y me di cuenta de que, aunque desde el punto de vista formal, la novela estaba terminada, desde mi subjetividad bipolar de lector/autor, me faltaba algo.

Yo había dejado a Arregui bajo el sol del mediodía que supone descubrir que ya no puedes seguir siendo como eras, pero puedes fingir que lo eres. Me faltaba saber qué haría su sombra. Me faltaba lo que he escrito. Lo que pasó seis años después. Y no podía ser una secuela o una continuación. Por eso esta reescritura. Porque la sombra de Arregui, aunque se tomó su tiempo, por fin me alcanzó.”

Mis impresiones

Lo mejor que se puede hacer para saber de que va esta novela es leer la “sinopsis” del propio Salem que aparece en la trasera del libro. Esta es una reedición con reescritura, algo ya de por sí bastante peculiar.

Carlos Salem escribe novela negra con un estilo muy particular y único que lo hace perfectamente identificable. Leer un libro de Salem es un auténtica experiencia. Siempre me resulta difícil  explicar mis impresiones después de acabar un libro de este autor, pero siempre resulta una práctica enriquecedora. El humor es siempre algo que sobrevuela todas las trama y esta no es un excepción.

Aquí tenemos a Arregui con un secundario de excepción: El Rey (emérito) y otra serie de personajes, algunos, trasuntos de figuras públicas perfectamente reconocibles.

Arregui no es el héroe de la novela de género al uso, no es la encarnación de la solidez de una roca sin fisuras.  Es un hombre que tiene que esforzarse para simular que los demás sigan creyendo que sigue siendo el mismo de siempre, aunque por dentro se sienta “el de nunca”, Salem, el mago de las palabras, es capaz de con unas pocas pinceladas, aparentemente sencillas, crear un mundo completo.

Arregui y el Rey comienzan un viaje iniciático por una España anclada en el pasado. Un escenario que le indica que uno no puede anclarse en el pasado lamentándose por los errores cometidos, es necesario avanzar y darse a uno mismo la oportunidad de cometer nuevos errores.

Este volumen se compone de dos partes, el primer libro con 60 capítulos y el segundo 24.  La segunda parte sirve como una especie de epílogo de algo más de 100 páginas con lo acaecido 6 años más tarde. La composición con tantos capítulos consigue que la narración sea muy ágil y precisa. La fuerza se concentra de una forma muy poderosa e individualiza las situaciones y escenarios. Todos presentan un título con una función específica, el autor tiene un talento especial para los títulos. Como experiencia os podría contar un detalle: cuando llegué al capítulo 37, tuve que dejar de avanzar y lo releí dos veces más (es muy corto), y no lo hice porque tenga una significación muy relevante en la trama o desvele algo tremendamente importante, si no por la genial combinación de lo que dice y cómo lo dice, una auténtica pieza única. Quizá esto último sea algo demasiado personal y no le sirva a nadie pero ahí os lo dejo. Ese capítulo se titula Una bandada de águilas volando hacia atrás, solo un poeta como él puede manejar de esta manera las palabras para crear unas imágenes tan poderosas. Son palabras normales, pero si pensamos un poco nos damos cuenta que las águilas no vuelan en bandadas y que, para un ave, es imposible volar hacia atrás, puede dejarse llevar por el viento, pero solo puede volar hacia adelante, al contrario que los humanos que podemos caminar en cualquier sentido.

Déjate acompañar por Sosiris el Ruthilante, el adivino retrovisor (solo adivina el pasado), el compositor Luis Cabo, la oveja Rosita, un Rey de buen humor, valiente y enérgico, un detective que llora y hasta se desmaya, hasta por el juezGaspar Beltrán (ahora vestido):

Como dijo Salem, “Cruzar el puente es cómo volar sobre el vacío sin abandonar la seguridad del suelo.” Leer a Salem supone una garantía de satisfacción y lo recomiendo sin paliativos.

Atrévete a cruzar este puente y deja que la sombra te alcance.

Nacho GO

Anuncios

6 pensamientos en “Cuando mi sombra te alcance…

  1. Hola, gracias por la reseña. Tengo todos los libros de Salem y leyendo la sinopsis no me quedaba claro lo que iba a encontrarme. Con tu artículo veo que ya va siendo hora de pasar por caja.
    Coincido contigo en lo del mago de las palabras, es una gozada leerlo, cada frase, nada sobra en las novelas de Salem, ni una sola coma.

    Me apunto a tu blog!

    Gracias y saludos desde Galicia!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s