La niña que solo pudo llevarse una cosa…

… de Eulàlia Canal y Valentí Gubianas.

9788498456158_04_g

Autor/a: Eulàlia Canal
Formato: 13×20,5 cm
Páginas: 64
ISBN: 9788498456158
Traductor: María Viu Rodríguez
Ilustrador: Valentí Gubianas

Sinopsis

Lena tiene un problema muy gordo y no puede concentrarse en clase. ¿Qué le puede regalar a su abuela, que cumple 100 años? Suerte que sus compañeros, e incluso el maestro, están dispuestos a darle un montón de ideas. La solución será mucho más fácil y original de lo que ella imagina.

Los autores

Eulalia Canal (Granollers, Vallès Oriental, 6 de marzo de 1963) es autora de literatura infantil y juvenil, y poetisa. Psicóloga de profesión, ha colaborado en diferentes proyectos infantiles en el campo de la música y el teatro, y escribiendo letras para canciones infantiles. Su obra ha ganado varios premios de literatura infantil, y ha sido traducida al español.

Su literatura se caracteriza por la humanidad de las historias, la ternura con que trata los personajes, la riqueza del lenguaje y la poesía de la prosa. De hecho empezó su vida literaria con un libro de poemas, Andén blanco, con el cual ganó el premio Òmnium Cultural 1998. Lo siguieron Emociones y Sentimientos (disco-libro con cuentos y canciones) y Quienes enviaban besos a la Estrella (Premio Ciutat de Ibiza de Narrativa Infantil 2005). La colección Sopa de Libros de la editorial Barcanova, además de Los siete dientes de la Palangana, ha publicado Un beso de mandarina (Premio Barcanova de Literatura Infantil y Juvenil 2006).eulaliacanal

Ella misma nos hace saber que nació en una casa llena de libros, por lo tanto llena de misterios e historias para descubrir. Nos dice: “…para mí los libros eran un misterio, tenía mucha curiosidad para saber qué decían las letras, tantas palabras haciéndome pampallugues dentro de las páginas. Abrir un libro era como abrir una puerta en un mundo mágico y desconocido…” (Un beso de Mandarina). Esta curiosidad y las ganas de conocer y saber no se acababan en los libros: “…me gustaba […] jugar a pelota, zambullirme en el mar y ensartarme a los árboles. […] Y así, con la cabeza bajo el agua, como un pescado, o arriba de un árbol, como un mono, me imaginaba móns diferentes y mágicos…”. (Los siete dientes de la Palangana). La ilusión de conocer historias nuevas, ya fueran escuchadas, leídas o imaginadas, parece no haberla dejado nunca. No se las descuida ni cuando sale de casa: “…ahora no salgo nunca de casa sin llevarme un libro: si no lo traigo a la mano o a la bolsa, lo traigo dentro de la cabeza.”

Este mundo tan rico y pleno de historias no se lo ha guardado para ella sola, sino que lo comparte con su marido y sus tres hijos, que para ella son los críticos más sinceros que ha tenido nunca. Por suerte, también ha querido compartirlo con todos nosotros, sobre todo con los niños de quienes le gusta escuchar las preguntas y todavía más las explicaciones cuando los va a visitar en las escuelas. (Extraído de http://xtec.gencat.cat/)

Valentí Gubianas nos dice…

Nací frente a la estación de un tren que no tenía prisa. Tenía tan poca que lo sacaron al poco tiempo. Todo iba rápido y al pobre tren ya no lo quería nadie. Crecí haciendo cabañas al Alzineta cuando aún había muchos pinos grandes y preciosos, jugando en el campanario cuando la puerta estaba siempre abierta, haciendo los mejores paquetes de regalo del mundo en la tienda de casa, jugando al fútbol con los amigos todos los días de la semana y mirando cómo pasaba el rebaño por delante de casa. Dibujaba, pintaba, como todo el mundo en mi casa. Una maestra me dijo un día que ya no dibujaría más en clase, porque ya teníamos 9 años. Más tarde descubrí que había gente que se dedicaba profesionalmente a hacer ilustraciones y eran personas adultas. Pero yo ya no era un niño y no sabía seguro qué quería ser cuando fuera grande. Pero quería ser feliz. Como los de mi casa, como la gente de la madriguera, como los gigantes, como tanta otra gente mayor y feliz. No hay el tren ni la estación, faltan muchos pinos en Alzineta, el campanario siempre está cerrado. Pero he descubierto que hay personas adultas que escriben historias y cuentos de trenes, de árboles, de campanarios. Y de corderos como aquellos del rebaño que pasaba por delante de casa. Y me gusta imaginar mundos, y trato de cambiarlos y de pintarlos de colores nuevos. Y mira por donde, la gente más feliz que conozco, es gente adulta y que cambian el color del mundo siempre que pueden.fotoblog1

Estudié un tiempo en la Escuela Massana y fue allí donde descubrí el oficio de ilustrador. Me empecé a maravillar por la obra de Montse Ginesta y de Carme Solé Vendrell y aún ahora son mis referentes. Publiqué el primer libro en 1995 de la mano de Elena O’Callaghan. Desde entonces he ilustrado libros publicados por Editorial SM, Editorial Anaya, Edelvives, La Galera, Edebé, Alma Libros, Editorial Everest, Parramón Ediciones, Editorial Santillana, Algar Editorial, Grijalbo Mondadori, Pirueta Editorial, Josep Maria Artigal editor, Ediciones del Albí, Columna Ediciones, Ediciones Bromera, Publicaciones de la Abadía de Montserrat, Editorial Teide, Almadraba Editorial, Grupo Anaya, Grupo Promotor, Planeta, Cavall Fort y Tretzevents. También he colaborado con proyectos del Auditorio, La Roda, Diputación de Barcelona, Adifolk y Focus con ilustraciones de gran formato. (Extraído y traducido de su blog)

Mis impresiones

El libro tiene un título muy ilustrativo. El tema: aprender a elegir. En una realidad en la que viven nuestros pequeños: la superabundancia de juguetes y objetos que actúan como estímulos externos; este libro ayuda a crear y formar un criterio para priorizar. Esa creo que es la clave y uno de los puntos fuertes del libro.

IMG_20160807_000955

La niña protagonista cuenta una historia en la que su abuela se vio en la necesidad de elegir una sola cosa para llevarse en su huida. Algo que al leerlo obliga a los lectores a pensar qué harían ellos en su situación. El objeto elegido es un libro de cuentos, algo que es capaz de esimular su imaginación y ser una fuente inagotable de diversión.

Lo primero que se me vino a la cabeza cuando leí el título fue una experiencia personal que me caló profundamente. Cuando era pequeño y mis padres me llevaban de excursión todo mi afán era ir recogiendo piedras y palos que me iba encontrando en el camino. Si por mí fuera, acabaría llenando la casa de piedras, palos o conchas. Mi madre nunca impidió, ni intentó sacarme esta costumbre, lo único que me decía después de “admirar” mis tesoros era que sólo podía quedarme con uno de cada porque, si no, nos íbamos a quedar sin sitio en casa. Hacía un esfuerzo terrible de selección, pero al final lo conseguía. Eso me sirvió para aprender que ante cualquier decisión tenía que simplificar (ese es el secreto). Tendríamos que ser los dueños de los objetos y no esclavos de lo material.

Menos es más, tenemos que deshacernos de las cosas que nos estorban para poder ver nuevas perspectivas. Vivir ligeros de equipaje es la mejor opción. Lo más importante es el interior, como decía mi madre “el resto es material fungible”.

IMG_20160807_000944Las ilustraciones son muy vistosas con colores fuertes y llamativos incluyendo la parte en blanco y negro del flashback de la infancia de la abuela. Predomina el pelo rojo anaranjado de Lena cuya forma exterioriza los sentimientos de la protagonista.

Como otros volúmenes de esta misma editorial, este libro para primeros lectores tiene el valor añadido de una propuesta didáctica de 8 páginas, descargable de la página web de la editorial Algar. Algo que los padres pueden utilizar para que los niños hagan una serie de actividades complementarias a la lectura, que no todo sea sol y piscina en los calores de este agosto que empieza.

Nacho GO

 

Anuncios

6 pensamientos en “La niña que solo pudo llevarse una cosa…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s