El enterrador…

… de Adam Sternbergh.

“NO QUIERO SABER TUS MOTIVOS. NO ME IMPORTAN. SOY LA BALA. SIMPLEMENTE, APUNTA”.

9788416523009

TAMAÑO 15×23 cm
NÚMERO DE PÁGINAS 264
ENCUADERNACIÓN Rústica con solapas
AÑO DE EDICIÓN 2016
17,95 €
TRADUCCIÓN Puerto Barruetabeña

No es la primera vez que Kailas nos sorprende con un título que parece pasar desapercibido y que a nosotros nos ha llamado la atención a través de una portada más que sugerente y una trama que apunta interesante. La distopía no es un género al que me acerco con cautela porque no siempre salgo bien parada del mismo así que con cautela es como me acerqué a conocer a Spademan, el basurero.

La historia transcurre en una Nueva York futurista en la que después de una bomba sucia y ataques terroristas posteriores se encuentra en una situación esperpéntica. Nada que ver con esa ciudad en donde se concentró la mayor cantidad de potencial humano en la historia del mundo. Tanto que tuvieron que poner a la gente una encima de otra. Una isla tan repleta de personas que no podía crecer hacia ningún lado, solo hacia arriba. Ahora ya no hay tanta gente. Unos se fueron, otros murieron y los que quedan desconectan de la vida a través de un sistema por el que se conectan a unos sueños ficticios, a una realidad virtual donde parecen ser felices y apartarse de esa realidad que prefieren olvidar.

El problema de esta ciudad antes es que había demasiada gente. Y ahora no hay suficiente. Y cuando solo la gente pobre utiliza algo, nadie se molesta en su mantenimiento. Ni las carreteras, ni las escuelas, ni los barrios. Ni el metro tampoco.
El dinero sube, la gente viene. El dinero baja, la gente se va. Se fueron tras los apagones, volvieron con el “boom” y, después de los ataques se fueron otra vez. Las casas vuelven a estar vacías. Hay bloques de hormigón donde antes había ventanas. Alguien me dijo una vez que los bloques de hormigón son los cristales coloreados de las vidrieras de los ciegos.
Tras los ataques, los segundos, todo el barrio se quedo vacío. La economía del “boom”, el pinchazo y el estallido. Los ocupas y otros vagabundos volvieron a sus casas. Como si regresaran tras unas largas vacaciones. Y tampoco quedan perros. 

Y entonces nos presentan a Spademan, un basurero que ha perdido a su mujer en los ataques y que tiene una misión concreta. Mata por encargo. No pregunta. No se involucra en el porqué, solo necesita el nombre y dónde encontrar su basura. Sin embargo Spademan tiene unas normas que cumple a rajatabla y en su última misión enseguida se da cuenta de que para cumplirla deberá romperlas. Matar a la hija de un poderoso pastor evangelista se trunca de tal forma que deberá hacer frente a los secretos que ella guarda, descubrirlos y seguir con vida.

El enterrados es una novela que comienza fuerte y que mantiene ese ritmo durante sus 264 páginas. A lo largo de la historia nos presenta cómo la destrucción arruino la vida de miles de personas y se centra en aquellos que se conectan a esa realidad virtual para sobrellevar el caos en el que se ha sumido la ciudad. Si bien es cierto que me parece una historia de lo más original y que podría haber dado para una novela más extensa en la que profundizar en  el día a día de los dos tipos de ciudadanos que pueblan esa Nueva York distópica a veces se agradece ver cómo el autor es capaz de transmitir con pocas pinceladas lo que ambos parecían estar viviendo. Nos transporta a la vida en las calles, a los que se han quedado sin nada y a aquellos que poseen dinero para olvidar la realidad artificialmente. Lo hace bien, yendo al grano y combinándolo con una historia en la que los personajes (que me han encantado) no descansan, nos hacen meternos en su cruzada personal de hacer lo correcto.

Eris

Como si ya fueran pocos los libros o géneros que me interesaban, gracias a Adam Sternbergh tengo que añadir las distopías. La ciencia-ficción nunca fue mi género, ni en los libros, ni en los cómics, ni en el cine, salvo honrosas excepciones. Leí hace tiempo Un mundo feliz, una novela que me pareció genial y más recientemente me atrapó la Bruna Husky de Rosa Montero. Sin embargo desde hace un tiempo me picaba el gusanillo tras leer varias reseñas de diferentes distopias en varios medios: blogs y podcasts.

Cuando me enteré que Kailas publicaba el primer libro de esta serie escrita por Adam Sternbergh, me “peleé” con mi compañera de blog para leer el libro y luego reseñarlo; la discusión terminó en tablas y decidimos que esta iba a ser la segunda lectura conjunta del año.

El tono de novela negra, frases cortas y diálogos duros lacerantes me cautivó desde la primera página. Su presentación es: “Me llamo Spademan. Soy basurero”. Esa es su visión, se deshace de lo que sobra, es un asesino a sueldo con criterio propio y condiciones laborales peculiares. No discrimina entre objetivos masculinos o femeninos, pero tiene escrúpulos cuando se trata de matar a niños; este será el condicionante que desencadenará toda la trama.

Un personaje muy bien conformado, un asesino que cobra por su trabajo, pero que es tan “generoso” que llega a hacerlo gratis, un psicópata que se mete en las vidas de los ricos y en su mundo virtual ideal, o quizá no tan ideal como se piensa en un principio. Esta es la parte de contenido más sugestivo. Lo que le da consistencia a la novela es el ansia de huir de una realidad desagradable para vivir en un mundo (la limnosfera) donde poder disfrutar de nuestros momentos más felices, dando la espalda a la vida real. Así el límite entre estar vivo o muerto es cada vez más fino. Este es el aspecto más interesante de la novela, el peligro de refugiarnos en algo ajeno a lo humano, pero con apariencia real.

Una gran novela llena de giros y sorpresas excepcionalmente bien secuenciadas y temporalizadas.

Nacho GO

Solo esperamos no tener que leer su segunda parte en inglés y que Kailas nos deleite de nuevo con más Spademan 😉

El autor

EDWINTSE_ASternbergh10.jpg

ADAM STERNBERGH es editor en las revistas “New York” y “Vulture”, y durante años fue el responsable de Cultura de “The New York Times Magazine”. “El Enterrador” es su primera novela, un “thriller” futurista-noir sobre un basurero convertido en asesino a sueldo en una distópica ciudad de Nueva York.

Podéis visitar su página aquí.

Anuncios

6 pensamientos en “El enterrador…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s