Menos es más…

… de Francine Jay.

Cómo ordenar, organizar y simplificar tu casa y tu vida

portada_menos-es-mas_francine-jay_201601251226

Miss Minimalist te presenta un método para organizar y ordenar tu casa y aprender a deshacerte de todo aquello que realmente no necesitas para ser más feliz

Sinopsis

¿Alguna vez te has sentido agobiado por todas tus posesiones? ¿Albergas el deseo secreto de que un vendaval se lleve todo lo que se acumula en tu casa? Si es así, ¡ha llegado el momento de simplificar tu vida!

Menos es más es una guía amena y desenfadada para vivir de manera minimalista. Francine Jay nos presenta el método STREAMLINE, diez sencillos pasos para deshacernos de todo lo innecesario, y lo aplica a cada estancia del hogar para saber cómo abordarlas.

¿Listo para acabar con el desorden y la acumulación? No tienes más que empezar a leer este libro para emprender el camino hacia una vida más sencilla, más ordenada y más serena.

La autora

Francine Jay, también conocida como Miss Minimalist, escribe sobre el arte de vivir con menos cosas en su página web: proporciona consejos, comparte sus experiencias y reflexiona sobre los placeres de la vida minimalista con una participativa comunidad de espíritus afines.

Jay puso en marcha su web en 2009, después de vender su casa y todas sus posesiones, y mudarse con su marido a otro país, con una maleta cada uno. Después de vivir varios años como nómada digital, viajando por todo el mundo, regresó a Estados Unidos. Allí comenzó a aplicar su filosofía minimalista a su vida como propietaria y madre, sin dejar de compartir consejos y técnicas adaptados a las necesidades de sus lectores.

Mis impresiones

A veces, cuando abres la puerta y, con sorpresa procedes a la apertura del sobre pueden pasar varias cosas… que lo que guarde en su interior sea de tu agrado, que no, o en último caso que tengas que darle un tiempo para ver si te sorprende. Con Menos es más lo que ocurrió es que cuando llegó a casa miré a ambos lados, también arriba y abajo y pensé… ¿esto es una señal? 😉 Con esto podéis pensar que soy una persona un tanto desordenada, nada más lejos de eso… Lo único es que coloco un par de veces al año, el resto del tiempo coloco… a mi manera sobre todo empleando esos cajones que llamamos “para todo”. ¿Acaso no lo son? yo cuando busco algo que no está en “su sitio” siempre está ahí, en ese cajón “desastre” que llaman en casa. ¿Y eso no es ser ordenado? Hombre… Si lo encontrara a la décima o así… Pero a la segunda… 🙂

Además de todo esto no me gustan los libros de humor, y os estaréis preguntando a qué viene esto ahora, pues a que mi humor es tan diferente que me parto con los libros que no son de ese género. Con este me he reído muchísimo, ojo, no de lo que nos cuenta Jay en él sino de mí misma, que hay que ver esta chica cómo me conoce 😉

El libro está dividido en cuatro partes en los que la autora centra todo en el minimalismo, esa solución que parece ser el futuro ahora que los metros en nuestras casas se reducen a pasos agigantados, llega Ikea con sus estupendos diseños convirtiendo una vivienda de 30 metros cuadrados en una donde pueden convivir cuatro personas. Pero el minimalismo no significa que tenemos que vivir con poco, sino con lo suficiente, lo cual me alegra enormemente debido a mi diógenes lector, sino que tenemos que hacerlo sustituyendo el “vacío” que esta palabra sugiere por huecos llenos de “espacio” y ahí es cuando toma parte lo que la autora viene a contarnos porque ella no nos va a decir cómo tenemos que ordenar las cosas para que “parezca que no están” sino que lo que nos mostrará es cómo reducir la cantidad de cosas que tienes y a descubrir la libertad de vivir con lo suficiente para satisfacer nuestras necesidades.

De esta forma la primera parte trata el minimalismo como filosofía y nos explica las satisfacciones que nos traería deshacernos de aquello que es superfluo. Esta quizá ha sido la parte del libro que me resultó menos atractiva quizá, sin embargo con la que sí que me lo he pasado pipa es con la segunda en la que nos dice paso a paso cómo conseguir que todo nuestro alrededor se conserve ordenado. Son apenas 10 pasos en los que la risa vuelve a mi cara cuando me doy cuenta de que solo cumplo dos, la primera (siempre hay que volver a empezar) y la última (el mantenimiento diario) y claro, me he dado cuenta de que el error está en todo lo demás, porque lo que yo hago es un mantenimiento diario de la acumulación de cosas varias y además de eso pues ocurre una y otra vez. De verdad os digo que me he reído muchísimo cuando iba leyendo los ejemplos y me veía reflejada, hay un ejemplo con la acumulación de libros que me he requeteapuntado, la cantidad de objetos que nos traemos para casa para… ya no me acuerdo y acaban en una caja que un día decides abrir para “filtrar” y deshacerte de algo pero te das cuenta de que en menos de diez minutos ya estás acumulándolas de nuevo porque te traen un buen recuerdo.

La tercera parte es genial porque Francine hace un paseo por nuestras casas, sí la tuya también, a ver si solo voy a ser yo la desordenada… Y centra su estudio en cada estancia de una vivienda común pasando por el salón, el dormitorio, los armarios (ese gran mundo donde se abren puertas al infinito), el despacho (aquí os puedo decir que lo estoy consiguiendo ;), la cocina y el comedor, el baño y ese sitio… ¡¡¡El trastero!!! ¿No creéis que esa zona de la casa es infinita? Yo lo tengo claro. Y al final de la última parte te encontrarás con esa especial mención a los trastos, sí, esos que te traes de vacaciones, los que te regalan y que perpetúan en un lugar de la casa porque nos da “cosa” moverlos o cambiarlos.

Al final del libro, la cuarta parte, se centra en la satisfacción que nos podría traer haber conseguido lo que nos proponemos para vivir ordenadamente y poniéndonos unos límites que nos permitan vivir más relajados, porque todo esto influye en nuestro estrés, de eso yo también estoy segura.

Después de leer Menos es más el balance que hago es curioso. Lo miro con envidia, principalmente porque me ha presentado una vida que me gustaría llevar y sobre todo una filosofía que me encantaría alcanzar. He recogido gran cantidad de consejos que pienso llevar a cabo y que no se me habían ocurrido y sobre todo porque para empezar son fáciles de realizar. Me he reído mucho, como os he dicho, pero no os engañéis, yo me río porque a veces pienso que no me aguanto ni yo. La autora ha hecho un trabajo estupendo ordenando todos esos pensamientos que se nos agolpan cuando decidimos ponernos a recolocar los espacios de nuestra casa y los ha organizado de tal manera que si te has propuesto seguir su ejemplo vas a conseguir una satisfacción máxima. Yo no me rindo, he tomado nota de muchas cosas y otras me las he propuesto. Quizá algún día consiga ser todo lo minimalista que me gustaría.

Este libro da para mucho, por eso he querido traéroslo, sobre todo para que me contéis vuestras anécdotas con el orden, o el desorden, lo que os apetezca, que yo ya he contado bastante 😉

Eris

Anuncios

6 pensamientos en “Menos es más…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s