El juez y su verdugo…

… Friedrich Dürrenmatt.

Novela negra en la Suiza de la década de los 50.

51o3BVLixZL._SX321_BO1,204,203,200_

Esta es la primera novela policiaca de Dürrenmatt (1952) y aquí podemos apreciar su dominio para mezclar sátira, ironía, observación, pensamientos e imaginación en una historia aparentemente inocua y simple, pero que encierra conceptos complejos del bien, el mal y la venganza.

Sinopsis

En una carretera entre los montes suizos, el teniente de policía Ulrich Schmied es encontrado muerto, el caso pasa a manos del destacado criminalista Bärlach, un viejo que debe de entrar en la mente del criminal. Esta novela policiaca mezcla la sátira y la ironía en una trama que poco a poco va soltando los indicios hasta llevarnos a un inesperado y cruel final.

Muy escasos son al principio, los indicios de los que puede disponer el lector sobre este asunto criminal. Tampoco el comisario Bärlach, paladín contemporáneo de antiguos valores que no vacila en emplear medios ilícitos para que triunfe lo que él considera el Bien, sabe con precisión qué ocurre, y su apatía es sin duda tan inexplicable como su obstinación. No obstante, sabe adónde va y tiene su propia idea de justicia y de cómo administrarla. Los hechos, que se desarrollan prácticamente según la irresistible tentación del comisario de ajustarlos a su propia concepción de la Verdad, irán conduciéndonos hacia ese desenlace inesperadamente cruel.

El autor

Friedrich Dürrenmatt (Konolfingen, Cantón de Berna, 5 de enero de 1921 – Neuchâtel, 14 de diciembre de 1990) fue un pintor y escritor suizo en lengua alemana. Hombre polifacético, fue un gran autor teatral; escribió, para la radio y la televisión, ensayos literarios, filosóficos y novelas, la mayor parte policíacas.

Los primeros años de su actividad literaria (en 1950 ve la luz por ejemplo esta obra) están marcadas por dificultades económicas, pero ya a partir de 1952 la situación mejora, especialmente debido a los encargos que recibe de las radios alemanas para escribir novelas radiofónicas para ellas. Ya a finales de los 50 empiezan a llegar éxitos en forma de reconocimientos y premios, pues en 1959 recibe el Premio Schiller de la ciudad de Mannheim, en 1960 el Gran Premio Schiller de la Asociación Suiza de Escritores o el doctorado honores causa de la Temple University de Filadelfia, Jerusalén o Niza. Los años 60 son sin duda alguna el momento cumbre de su éxito mediático. El 14 de diciembre de 1990 muere en Neuchatel a la edad de 69 años.

Mis impresiones

Un magnífico libro que llegó a mis manos después de sumergirme (casi literalmente) en una librería de segunda mano, leí las dos primeras páginas y no pude menos que meterlo en la “saca” a un precio irrisorio.

El comienzo es espectacular pero no efectista. En principio no reconocí el nombre del autor pero cuando llegué a casa lo identifiqué como el guionista de la clásica película El Cebo, 1958, de Ladislao Vajda. Solo consta de 166 páginas así que comencé en seguida a leerlo.

La investigación del crimen corre a cargo de Bärlach y su subordinado Tschanz. Se van encajando las piezas del puzzle, de una manera sencilla, aunque adivinas que algo hay detrás de esa aparente sencillez, que no se resuelve hasta las últimas páginas. La resolución del caso no pone fin a la trama, porque lo que suscita es algo más importante que la propia historia.

En la clásica lucha del bien y del mal, encontramos la propia potencialidad del mal, el nihilismo y la libertad de la nada. ¿Se puede lograr justicia por cualquier medio?

En nuestro mundo de los libros, la sociedad de la información y las redes sociales, no hay nada más agradable que encontrar libros como éste, por “casualidad” y descubrir tesoros iluminando mi propia ignorancia.

Me gustaría terminar con una de sus citas más conocidas que definen al autor: “La Tierra es una gasolinera en la que no está prohibido fumar”.

Nacho GO

Anuncios

13 pensamientos en “El juez y su verdugo…

    • Un estupendo libro que me llevé por tan sólo 1,5€, relación calidad precio inmejorable.. la opción de segunda mano, hoy en día, es como para entrar en el síndrome Diógenes bibliográfico de cabeza.
      Besos

      Me gusta

  1. Creía que Dúrrenmatt sólo había escrito teatro. “La visita de la vieja dama” la recuerdo con emoción. Pero veo que también es un magnífico novelista. Me apunto este título, Nacho. ¡Claro que yo no lo conseguiré por 1’5€!

    Un abrazo

    Me gusta

    • Sin duda es un gran autor, me dais envidia Agnieszka y tú por haber visto “La visita de la vieja dama” en teatro, tendré q hacerme con ella para leerla. gracias por el comentario y un saludo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s