Jimmy Sullivan…

… De Ian Cross.

64-jimmy_sullivan-large.png-2

ISBN: 978-84-15509-31-8
Encuadernación: Cosido
Formato: Rústica con solapas
Fecha de publicación: 26/02/2016
Número de páginas: 240
Traducido por: Lucía Barahona
PVP: 17.50€

Sinopsis

Jimmy Sullivan tiene trece años y vive en un orfanato. Hasta los once, jamás se había separado de sus padres ni había salido de Raggleton, una pequeña ciudad costera de Nueva Zelanda. En aquel tiempo, su mundo tal vez no fuera perfecto: las escenas de vida familiar que se representaban a diario ante sus ojos tenían muy poco que ver con las que describían sus amigos; su hermana mayor vivía en un internado y no sabía nada de lo que sucedía. Jimmy estaba solo, sin nadie con quien hablar o a quien pedir explicaciones (salvo Dios, claro, algún día arreglaría cuentas con Él…), pero tenía sus recursos, era fuerte, jamás se rendía durante una pelea y también era el primero de la clase. Volviendo la vista atrás, Jimmy comienza a entender cómo los acontecimientos que se desarrollaron a sus once años se transformaron en aquel torbellino que lo zarandeó de lado a lado sin que él pudiese comprender nada y que lo arrasó todo: Raggleton, sus amigos y su familia. Esas cosas no deberían sucederle a un niño. Un niño no tendría que preocuparse por sus padres, ni por nada de nada, o puede que un poquito por el colegio…

El autor

Ian Cross (Masterton, 1925) es escritor y periodista. Su primera novela, Jimmy Sullivan (The God boy), publicada en 1957, ha sido unánimemente aclamada por la crítica y es considerada una de las grandes contribuciones a la literatura neozelandesa del S.XX. Cross ha trabajado también en radio, televisión y como crítico literario. Entre sus obras destacan: The Backward Sex (1959), After Anzac Day (1961), sus memorias The Unlikely Bureaucrat (1988) y The Family Man (1993).

Mis impresiones

Me gustan las novelas de iniciación, sí, esas que catalogan los expertos bajo un género literario que retrata la transición de la niñez a la vida adulta, sin embargo, a pesar de que esta novela se pueda considerar bajo esa etiqueta se trata de algo mucho más concreto. Porque Jimmy Sullivan es un niño de 13 años que nos cuenta en primera persona y en presente cómo transcurrieron los hechos que le llevaron a su situación actual. Nos cuenta que ya lo ha superado, que ya no le importa, nada de nada, pero puede recordarlo todo, cada segundo y que a pesar de que cada noche piensa en ello al tratar de conciliar el sueño, no significa que le importe.

Y así, desde la primera página, conocemos a un Jimmy cargado de recuerdos dolorosos que han marcado los últimos dos años de su vida aunque hay algo que lo marcó especialmente. No sabemos lo que es y esta es la clave para que este pequeño te mantenga atado a sus anécdotas durante sus 240 páginas.

Jimmy Sullivan vive en un orfanato, no sabemos por qué ni lo sabremos hasta bien avanzada la novela. Lo único que sabemos es que la causa tiene que ver con sus padres, de los que no sabemos nada más que la tensión que en casa de Jimmy se respiraba entre ellos y que a pesar de que él trataba de maquillar delante de sus amigos sabía que cualquier día podría romper la cuerda tensa sobre la que se movían. De esta forma, mientras tu mente trata de hacerse una teoría sobre lo que sucedió durante los tres días claves que marcaron su vida, Jimmy se confiesa con nosotros los lectores y nos cuenta con detalle las anécdotas que lo mantenían alejado de eso que ocurrió, del problema.

El autor lo hace muy bien al ponerse en la piel de Jimmy, un niño que trataba de pasar por alto el fuego cruzado que se estaba fraguando en su casa con recursos que lo “protegían” pero sin embargo él se daba cuenta de que algo iba mal al comparar su vida con la de esos amigos que parecían crecer en hogares normales porque… ¿Acaso uno no se da cuenta de que algo no va bien cuando se para a pensar que el resto del universo gira en otra dirección?

“Yo creo que un niño debería poder dormir suficiente, comer tres veces al día y a veces tomar un refresco entre medias si le apetece, tener suficiente espacio para jugar y un hogar que cada día sea un poco como la mañana de Navidad. Me parece bien que un niño pueda tener un dolor de muelas o un corte en la rodilla o algo así, pero no dolores más fuertes. Desde luego no tendría que preocuparse por sus padres, ni por nada de nada, o puede que un poquito por el colegio, por si corre o no rápido, por si va a ser bueno jugando al rugby o por cuestiones mentales como por ejemplo cómo es de grande el mundo o qué hay detrás del cielo.”

Es fácil comprender a Jimmy porque Cross ha creado un personaje tremendamente realista atormentado por algo que ni él mismo sabe lo que es y te lo transmite de una manera tan convincente que una vez que terminas la lectura y piensas en la fecha de la publicación te paras a pensar en cuánto de actual puede resultar una novela escrita hace más de 50 años cuando trata un tema tan a la orden del día como lo es la violencia en el seno familiar. Sin embargo no penséis que os vais a encontrar con una lectura violenta, difícil y detallada sobre lo que ocurre en la familia de Jimmy, no, lo que os encontraréis es a un Jimmy que analiza cómo le hubiera gustado que transcurrieran las cosas a la vez que repasa esos días que lo cambiaron todo, analiza su culpa e implicación en los hechos y nos muestra el resultado de una historia que lo ha marcado pero que lo ha dejado seguir adelante.

Una novela considerada como uno de los grandes clásicos de la literatura neozelandesa y que se emplea en numerosas escuelas como parte del plan de lectura de manera muy acertada.

No quiero terminar sin mencionar la estupenda realización de la portada por parte del ilustrador Sergi Puyol que con tanto acierto ha plasmado toda la novela. No me he cansado de cerrar el libro para observarla mientras leía dándome cuenta de que no falta ni un solo ingrediente, ni un solo detalle importante de toda la trama que sin duda representa todo lo que te encontrarás durante esta estupenda lectura.

Eris

Anuncios

22 pensamientos en “Jimmy Sullivan…

    • Automática es una de esas editoriales a las que merece la pena acercarse por diferente y sobre todo porque todo lo que he leído hasta ahora no me ha defraudado nada de nada. Ya me contarás cuando lo leas. Besos!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s