El tren cero…

… de Yuri Buida.

Fue con Helada sangre azul como conocí a Yuri Buida, un autor que llamó mi atención desde la historia protagonizada por Ida, con una sinopsis cargada de misterio y que resultó una lectura que a estas alturas de año ya se sitúa en los puestos más altos de mis recomendaciones. De este forma, nada más terminarla, decidí que tenía que leer más novelas de él y no pasó demasiado tiempo hasta que me hice con El tren cero.

37-el_tren_cero-large.png

Pincha en la imagen para más información.

ISBN: 978-84-15509-17-2
Encuadernación: Cosido
Formato: Rústica
Fecha de publicación: 05/09/2013
Número de páginas: 120
Epílogo: José María Muñoz Rovira
Traducido por: Yulia Dobrovolskaya y José María Muñoz Rovira
PVP: 14.00€

“- ¡Los judíos se van! – grita al retumbante vacío de la casa y otra vez, agotada la esperanza de obtener respuesta, vuelve a la ventana -. Los judíos siempre se van. Solo nosotros, los necios, nos quedamos.
Desde aquí se distingue bien cómo los hombres y mujeres, encorvados bajo el peso del equipaje (ahora ya no son objetos, ni pertenencias, ni trastos acumulados por la vieja Esther en más de cuarenta años de residencia en la estación, ahora ya es tan solo equipaje, los bártulos de una refugiada, de una pasajera, ¡más le valdría espicharla!), avanzan con precaución por el estrecho sendero arcilloso hacia el puente y uno detrás de otro, pisando el chirriante hierro oxidado, pasan por encima del mugrienta río a la orilla opuesta, donde los espera el enorme camión.”

Y así es como empieza el viaje a través de esta novela de poco más de cien páginas cerrada con un epílogo fantástico de la mano de uno de sus traductores, José María Muñoz Rovira, que hace un análisis de la obra que va mucho más allá de las líneas que conforman esta historia y que resulta un broche perfecto para responder a muchas de las preguntas que se pueden ir agolpando durante la lectura, dirigiéndose a mí como lectora, algo que realmente necesitaba después de este proceso tan intenso.

El tren cero es un tren cargado de misterio para cada uno de los protagonistas de esta novela y que el autor transmite de manera sublime al lector generando un ambiente en el que la espera es la trama principal de la misma. La estación de ferrocarril en la que transcurre la historia se encuentra bajo el cuidado de Iván Ardábiev, Esther y Misha Landau, Vasili, Gusia y algún que otro personaje más que los acompañan en sus quehaceres diarios entre los que todos tenían unas instrucciones claras: cuidarían del mantenimiento de la estación y constatarían el paso del único convoy que transitaría esas vías todos los días, a la hora exacta, sin preguntas, el misterioso tren cero, ese del que no importa de dónde viene, adónde va, si alguien lo necesita o no, si existe aún o se ha esfumado. Lo único que importa es que el mundo parece mantenerse en pie mientras circule el tren, ese tren del que se cuestiona incluso su existencia llegando a pensar que se encuentran aturdidos por un sueño en el que la vida transcurre esperando a algo diferente que parece que nunca llega. Y mientras tanto, en este escenario desolador se van sucediendo numerosas situaciones difíciles en las que la venganza, la curiosidad por saber qué es lo que transporta ese tren, los instintos de supervivencia y las relaciones entre una comunidad tan pequeña se las lleva ese tren en cada viaje.

“Dos locomotoras por delante, cien vagones de puertas tapadas y precintadas, dos locomotoras por detrás. Como un reloj. A la hora exacta. Como la seda., ¡u, u, u! Desaparece detrás de la curva. Destino desconocido. Procedencia oculta. Punto en boca. Vosotros a lo vuestro: que los carriles estén en perfecto estado”.

Y llega el final de la historia. Fin de la partida. ¿Y ahora qué? Ahora solo quedas tú, el lector, asomado al borde de una historia que te mantiene perplejo durante todo el relato por esa cualidad que tiene Buida para narrar sus historias, meterte en ellas y parar el tiempo… Mientras la vida sigue pasando… Igual que en la novena, la estación de El tren cero.

Eris

El autor

200px-yury_buidaYuri Buida (Znamensk, 1954) es uno de los más importantes escritores rusos contemporáneos. Nacido en la región de Kaliningrado —antiguo territorio de Prusia Oriental, ocupado por las tropas soviéticas en 1945—, Buida desciende de inmigrantes de origen ruso, polaco, bielorruso y ucraniano. Sus obras otorgan un importante peso a cuestiones como la identidad, la pertenencia, la transitoriedad o a los maltrechos vínculos con el pasado. En su universo literario reaparecen los mitos fantásticos; por sus páginas desfilan suspicaces militares, enemigos del pueblo, locos visionarios, magos y extrañas prostitutas (que al mismo tiempo son agentes del servicio de inteligencia); la amenaza, los secretos y la muerte acechan tras cada esquina, pero su particular estilo rebosa una vitalidad y un humor feroces. Yuri Buida ha sido galardonado con el prestigioso premio Apollon Grigoriev. Sus novelas Helada sangre azul y El tren cero han sido publicadas en nuestro país por la editorial Automática.

También podría interesarte…

Anuncios

14 pensamientos en “El tren cero…

  1. Esta pasada Navidad en la búsqueda de un libro que me motivará en la lectura que no fuera políticamente correcto y estuviera lleno de originalidad, me encontré con Yuri Buida y su novela Tren Cero, al leer el argumento que reza la contraportada me llamó la atención y ya conocía la literatura rusa contemporánea . Pues no me defraudó además he comprado también posteriormente Helada Sangre Azul que estoy leyendo actualmente. Tiene cierta verosimilitud al universo cinematográfico berlanguiano; el Tren cero respira misterio y sútil crítica de la rusia estalinista, llena de metáforas que evocan los engranajes del aparato estatal ruso.

    Me gusta

    • La crítica de Buida al régimen estalinista también está presente en Helada sangre azul. Sus metáforas y su forma de narrar son lo que lo hacen irresistible. Solo sé que quiero más! Gracias por pasarte😊 Y disfruta de Ida.

      Me gusta

  2. No conocía al autor, me llevo los dos, empezare por este que es mas cortito para tomar contacto con él. Necesito conocer ese tren sin duda.
    Gracias por el descubrimiento.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s