El concierto…

… de Metin Arditi.

el-concierto

ISBN 978-84-16259-35-9
Número de páginas 192
16,50 €

Sinopsis

Pavel Kutman, un anticuario de Praga, descubre una valiosísima carta inédita de Franz Kafka y propone un trato a Armand Hughes, un coleccionista y banquero ginebrino. A cambio de la carta, Hughes –que asimismo es miembro del consejo de un prestigioso concurso de canto– deberá ayudar a Tatiana, la hija de Kutman, una joven soprano con una voz prometedora, a participar en el famoso concurso para impulsar su carrera internacional como solista.

La vida monótona y ordenada de Hughes sufrirá una doble conmoción. Primero, cuando cree reconocer a su abuelo en un compañero de viaje al que alude Kafka en su carta. Y, después, cuando Tatiana le descubre el sentido del amor verdadero.

En esta novela, Metin Arditi logra tejer una equilibrada trama que va ganando intensidad conforme nos acercamos al desenlace, y donde la carta se erige en elemento catalizador de pequeños y necesarios ajustes vitales.

El autor

METIN ARDITI nacido en Ankara en 1945, abandonó Turquía a los siete años para estudiar en un internado suizo. Diplomado en Física, vive en Ginebra, donde es profesor en la Escuela Politécnica. Ha presidido durante unos años la Orquesta de la Suisse Romande. En 2009, creó la Fundación Les Instruments de la Paix-Genève, que favorece la educación musical de los niños de Palestina y de Israel. Es autor de ensayos, relatos y novelas. Por su producción literaria ha sido galardonado con innumerables premios. La editorial Navona ha publicado del mismo autor El Turquetto.

Mis impresiones

Con un prólogo simple y que va directo al grano el autor nos sitúa en un 17 de octubre de 1910 en el que Franz Kafka viaja a París en compañía de Max Brod pero una forunculosis aguda le obliga a regresar a Praga. Curiosamente este hecho era conocido pero… ¿pudo haberle escrito Kafka a Brod durante su viaje de vuelta? ¿será auténtica esa carta?

En algún lugar leí una vez que Kafka le pide por escrito a Brod que queme todos sus documentos, diarios, cartas… cuando se haya ido, y que lo haga sin leerlos siquiera, pero Brod tenía en tanta estima a su amigo y lo veía algo así como a un salvador del mundo que este no hizo otra cosa que lo contrario a lo que se le solicitó. Se hizo con todo lo que estaba en su mano para publicarlo posteriormente. A pesar de que hoy podamos juzgarle como un traidor quizá si nos paramos a pensar en esa cuestión fríamente, lleguemos a la conclusión de que si por aquel entonces no hubiera pasado semejante cosa, que seguramente se repitió con más eminencias durante años, apenas conoceríamos las obras de muchos de los grandes con los que llevamos años deleitándonos.

Y así… De la manera más curiosa es como Pavel Kutman, anticuario, se hace con aquella carta con la que da comienzo esta novela. En esa carta, además de contar lo mal que lo pasa por el estado de salud en el que se encuentra, Kafka cuenta que por casualidad conoce a Marcel Poust. En un bolsillo interior de un maletín olvidado se hallaban un par de hojas dobladas que pasarían a ser el pasaporte a la fama de su hija Tatiana como cantante de ópera. Su voz era magia pero necesitaba unas manos expertas que la amoldaran y enseñaran a educarla. Por ese motivo Kutman trata de encontrar alguien que, además de estar interesado en el manuscrito, quiera ayudar a su hija a llegar a la cumbre a cambio de hacerse con semejante tesoro. Y lo encuentra… Armand es un insólito coleccionista de manuscritos y otras rarezas de valor con el afán únicamente de poseerlos y guardarlos a buen recaudo, el suyo. Además posee un alto cargo con capacidad de mover los hilos suficientes para que Tatiana encuentre la meta que está buscando. Poco a poco se irá dando cuenta de que ese manuscrito no solo saciará a Armand sus ansias de acumular tesoros sino que cambiará su vida para siempre.

“[…] es lo que he hecho toda mi vida: presionar con los pulgares, apretar, para encajar hasta torcerme, hasta doblegar mi pieza, o sea yo, pero también las piezas vecinas. Y lo peor estaba por llegar: una vez colocada en un lugar equivocado, había que jugar con los colores, hacer como su fuera la pieza correcta, porque la que corresponde con el paisaje no destaca y se funde en el conjunto. […]”

Ya en El Turquetto descubrí la tremenda habilidad del Arditi para traernos una novela con un comienzo pausado, en el que muestra cómo unos personajes con personalidades muy definidas a la par que diferentes, forman parte de una trama tejida con gusto y que cobra vida a medida que la novela avanza, llegando a conseguir esa intriga que tanto ansiamos. El autor tiene una gran capacidad para hilar un argumento tremendamente atractivo a partir de un hecho curioso que resulta ser el detonante de una vorágine de sentimientos entre los que hace sitio al deseo de un padre por ver a su hija en la cima, la pasión y el amor de unos enamorados, los celos y las envidias de los que se quedan atrás, y sobre todo… El triunfo de lo correcto. Me ha encantado, una vez más, por todo lo que os cuento y sobre todo por diferente. Arditi es de esos autores de los que quisiera leerlo todo.

Eris

Anuncios

6 pensamientos en “El concierto…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s