Alicia en el País de las Maravillas…

… de Lewis Carroll.

Hace unos días os he traído una adaptación infantil de esta novela de Lewis Carroll que todos conocéis y que seguro que para muchos ha sido un relato que os ha acompañado durante vuestra infancia. Con motivo del 150 aniversario de la publicación de la misma en este 2015 que nos acaba de dejar tengo que reconocer que efectivamente ha sido el año de Alicia y me he hecho con varias ediciones entre compras y regalos así que en las próximas semanas os iré trayendo algunas de ellas para que veáis cómo las editoriales nos han querido agasajar a nosotros los lectores con las diferentes publicaciones que nos ha deparado el año del aniversario.

Hoy os traigo una de las más recientes, la publicación del sello Penguin Clásicos, que nos está acercando a nuestras librerías estupendas novelas y cuentos clásicos con portadas totalmente renovadas y, en algunos casos, con unos prólogos o epílogos que hacen un estudio minucioso de la obra o que simplemente nos cuentan detalles que seguramente se desconocen de la misma, como es este caso particular. Me he vuelto un poco coleccionista de muchas de ellas y bien lo habéis podido comprobar hace no mucho cuando os traje una entrada de mis ediciones de Frankenstein que podéis visitar pinchando aquí. Este es un caso diferente y he decidido traéroslas por separado porque la ocasión lo merece. Ha sido su año así que… ¿Qué menos que dedicarle un poco más de mi tiempo bloguero?

PG26832

Penguin Clásicos nos trae esta preciosa edición conmemorativa del sesquicentenario de la publicación original de este gran clásico.

Sello: PENGUIN CLÁSICOS
Precio con IVA: 8.95 €
Fecha publicación: 11/2015
Idioma: Español
Formato, páginas: BOLSILLO TAPA DURA, 224
ISBN: 9788491050742
Colección: Penguin Clásicos

Sinopsis

Alicia en el país de las maravillas traspasa el umbral que separa la realidad del sueño y se adentra en un territorio sin leyes ni normas donde todo es posible. Triunfo de la imaginación y del ingenio, esta narración recrea un mundo de escenarios y criaturas insólitos, y pone en entredicho todos y cada uno de los postulados lógicos del mundo convencional.

Este volumen presenta, junto a la traducción magistral de Luis Maristany y las láminas clásicas de John Tenniel, una nueva edición de Las aventuras subterráneas de Alicia, la obra seminal que el reverendo Dodgson -Lewis Carroll era su seudónimo- escribió e ilustró a mano para Alice Liddell en 1864. Cierra el tomo Alicia para los pequeños, la adaptación infantil que el propio autor hizo de su propia obra en 1890.

Virginia Woolf dijo… «Solo Lewis Carroll nos ha mostrado el mundo tal y como un niño lo ve, y nos ha hecho reír tal y como un niño lo hace.»

Mis impresiones

La primera Alicia que vio la luz fue en 1864 cuando Lewis Carrol regaló por Navidad a la niña Alice Liddell un cuaderno manuscrito e ilustrado por él mismo con Las aventuras subterráneas de Alicia, un cuento surgido de la inspiración que esta pequeña le había producido al autor. Poco después Carrol extendió la historia y la reelaboró para convertirla en Alicia en el País de las Maravillas y dos décadas después le envía una carta a la ya adulta Alicia para pedirle prestado el cuaderno que él mismo le había dedicado para que, debido al éxito que había presentado la historia, el público pudiera disfrutarlo en su forma original. En esta edición tenemos, además de las dos versiones, un fragmento de esa carta que sin duda es un bonito recuerdo.

“Un regalo de Navidad para una querida niña en recuerdo de un día de verano”.

El propio autor quizá consideró que para ser una obra infantil había demasiadas situaciones que dispersarían la mente de un niño o incluso se le haría largo y confuso con lo que decidió que debía reescribirla de nuevo dirigiéndola esta vez a los más pequeños y que quizá haya ayudado a construir las miles de adaptaciones que hemos disfrutado a lo largo de nuestra vida y que, por supuesto, seguiremos disfrutando porque Alicia es una de esas obras que perdurarán siempre.

De esta forma nos encontramos ante una preciosa y pequeña edición de Alicia en el país de las Maravillas con tapas duras, algo que no es lo convencional para este sello, que nos suele traer las novelas y cuentos de la colección en edición de bolsillo clásica aunque, para mi gusto, muy bien editados.

Las ilustraciones son las clásicas que fueron realizadas para la novela original así que ya es una joya por sí misma y aunque se integran en el texto en formato pequeño están perfectamente adecuadas. Sí que es cierto que hay un montón de ediciones que lucen con las ilustraciones que han realizado numerosos dibujantes dándole un toque más moderno y que también os traeré pero al tratarse éstas de las que se adjuntaron en la primera publicación de la novela consiguen darle ese toque clásico que justamente se busca en este volumen. No son las más bonitas pero sí que son las que son y las que nos han acompañado desde siempre y por eso hacen a esta edición sea especial.

Algo que no deja de llamarme la atención cada vez que me topo con una nueva edición es… ¿Por qué se empeñan en poner a Alicia de rubia? Cualquiera que haya leído la novela se da cuenta que se describe a la pequeña niña como morena y con el pelo sin tirabuzones… Y he tenido que leer la novela original para darme cuenta de eso… Sin duda… La culpa es de Disney 😉

Pero… ¿Qué hay en Alicia que la hace tan especial?

Alicia en el País de las Maravillas es una historia que o te encanta o aborreces… Mi caso es el primero pero reconozco que si lo que intentas es buscarle un sentido a la misma, no lo encontrarás. Carroll era un defensor de los libros infantiles sin moraleja; no le agradaba que siempre se tratara de hacer comprender al niño una enseñanza sobre las relaciones con sus amigos, sus padres o en general tratar de generarle unas pautas de comportamiento. Carrol inventa para Alicia un mundo ideal, construido en  sus propios sueños, sin reglas (o sí…), donde los animales hablan, desaparecen, viven en sitios realmente extraños y los seres inertes cobran vida.

Y si con todo esto lo que pretendió el autor es que la imaginación de los lectores vaya de manera desenfrenada a lo largo de un mundo irreal… Lo que me he parado a pensar yo al leerla ha sido que es un simple sueño, de esos disparatados que muchas veces tenemos nosotros mismos porque… ¿Quién no ha aumentado o disminuido de tamaño, ha sido perseguido por algo que no existe, ha paseado por escenarios que cambian de golpe, se ha escondido de algo que no sabe ni lo que es y hablado en sus sueños? Pues eso es Alicia, no hay que intentar buscarle explicación porque lo que transmite el autor es un guiño al mundo de los sueños dándole colorido y movimiento con personajes de lo más disparatados justamente para llamar la atención de un mundo desordenado que se parece más de lo que creemos a los mundos que los niños inventan en sus juegos.

Pero quizá si te paras a leer entre líneas en Alicia en el País de las Maravillas encontramos enseñanzas que quizá no era la intención del autor que se mostraran abiertamente pero sí dejarlas ahí por si alguien las quería recoger en su viaje… Alicia, al principio de la novela, crece y encoge desmesuradamente y sin control y por eso se ve involucrada en un montón de situaciones ridículas de las que no es capaz de salir pero poco a poco aprende a dosificar esa capacidad para cambiar de tamaño hasta encontrarse en el adecuado en cada momento.

Alicia tiene claro que a pesar de la curiosidad que en un principio le produjo entrar en aquel jardín que se podía entrever a través de aquella diminuta puerta, ahora quiere volver a su casa y, cuando se encuentra con el gato… le pregunta cómo tiene que hacer para salir de allí… La conversación hace pensar a Alicia y dirigirla a su terreno para conseguir la respuesta deseada. Un ejemplo más de la reflexión sobre la búsqueda de lo que uno quiere y cómo alcanzar sus metas.

20160107_125302.jpg

Foto: Eris & GO

Por todo esto pienso que es bueno dar a los niños la oportunidad de leer las magníficas adaptaciones que se han hecho para ellos de numerosos clásicos, sin embargo, me mantengo fiel a mi creencia de que los adultos debemos leer las originales para ayudarles a comprender lo que el cuento tiene que decirles y como en este caso… Que en una historia tan disparatada como la de Alicia en su País de las Maravillas se encierra algo más que un disparate… Para mí ha sido una novela sobre la importancia de crecer y madurar teniendo en cuenta el orden de las cosas, no dejarse llevar por los impulsos y cómo llegar a nuestras metas sin que para ello se interponga acompañarla de una cantidad ingente de imaginación que le aportan a este mundo creado por Carroll su nombre.

20160107_125347.jpg

Foto: Eris & GO

Eris

Anuncios

14 pensamientos en “Alicia en el País de las Maravillas…

  1. Es una de esas novelas que se me resisten porque no tengo un buen recuerdo de Disney, admito que me perturba un poco toda la historia de Alicia. Aún así veo que tarde o temprano voy a tener que darle una oportunidad 🙂

    Me gusta

  2. Muchas ganas de empezar a hacerme con esta colección de Clásicos de Penguin. Y con el de “Alicia en el País de las Maravillas” en especial.
    Gracias por tu reseña. Besos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s