Cuentos completos…

… de Edgar Lawrence Doctorow.

cuentos-completos

Todos los relatos de uno de los grandes narradores norteamericanos.

Sinopsis

Este volumen reúne todos los relatos que Doctorow publicó en distintas antologías, obras imprescindibles para descubrir a uno de los autores que mejor supo reflejar la historia de los Estados Unidos. En su faceta como cuentista, Doctorow desarrolló un registro más íntimo, más próximo a la pequeña existencia de los personajes que a la gran historia global que imponen las culturas y los países.

Nuestra edición será la primera (no existe otra en ningún país) en recoger todos los relatos de Doctorow en un solo volumen y este hecho ya la convierte en singular. La idea surgió del propio autor, que se implicó directamente en la edición. Lamentablemente, Doctorow murió mientras se corregían las pruebas de este volumen y ya no podrá recibirlo.

Es un libro que valorarán especialmente los amantes de la buena literatura, pero que merecería ampliar al máximo su círculo de lectores, sobre todo porque su propuesta literaria no es en absoluto elitista. Al contrario, Doctorow se ocupa de temas y situaciones donde se reconoce el común de los mortales.

El autor

DoctorowEl novelista nació en el neoyorquino distrito del Bronx en 1931 y, retrató en sus obras el esplendor y las sordideces de la sociedad estadounidense de su tiempo, por lo que él mismo calificó su trabajo de “inmensos documentos sociales“. En sus novelas capturó la turbulenta atmósfera de Nueva York.

Doctorow creció en la ciudad de New York, nieto de inmigrantes judíos llegados de la Bielorrusia actual en la década de 1880. Su abuelo, un impresor, era un apasionado lector de Tolstoi. Todos los miembros de la familia leen, pero eran pobres acudían principalmente de la biblioteca. Doctorow dijo en muchas entrevistas la anécdota de que le pusieron el nombre por el escritor Edgar Allan Poe, supuestamente el escritor favorito de su padre. Vivia en un piso en el Bronx, norte de Manhattan y con unos tíos ricos en el barrio de Pelham Manor en el Condado de Westchester, donde tuvo una visión de una vida tranquila que contrasta con la vida familiar de los Doctorow durante la depresión. Algo que marcaría su obra. Le han otorgado todos los premios importantes de su país, desde el National Book Award hasta el Pen/Faulkner.

Mis impresiones

La editorial Malpaso utiliza un color diferente para cada autor, en esta ocasión ha elegido el blanco. Si hablamos de los colores en sentido estricto tenemos que reconocer que el blanco no es propiamente un color, pero es el origen de todo. El blanco a pesar de no presentar un tono llamativo, atractivo o grandioso, posee características que tienen una influencia positiva en las personas y en los alrededores que están llenos de este color; su naturalidad le permite representar aspectos de la vida que son intensamente valorados en la sociedad y la cultura.

Es una buena elección porque Doctorow representa la literatura con letras mayúsculas. Malpaso ha realizado un esfuerzo considerable para aglutinar todos sus cuentos reunidos en un solo volumen. Pero parece que el color ha cobrado un significado diferente; ya que en pueblos asiáticos es el color del luto; y es que hemos perdido a este gran e innovador escritor antes de la publicación del libro.

Los cuentos son bastante diferentes entre sí, aunque creo que tienen algo en común: casi todos presentan seres solitarios en los que se profundiza su aspecto psicológico. Su lectura nos deja una desazón interior, un sentimiento de inquietud, una angustia por el descubrimiento de algo que de lo que los personajes no eran conscientes.

Como bien os he comentado los relatos son dispares. Unos son más experimentales que otros que presentan una narración más convencional. Podemos leer desde ejemplos de investigación policial, de terror gótico (a la manera de Edgar Allan Poe) en La depuradora hasta desgarradoras experiencias en La legación extranjera.

Uno de los relatos que más me han marcado al principio es El escritor de la familia. Se centra en la historia de un niño que tiene que ocultar la muerte de su propio padre a instancias de su tía para que su abuela no sufra por la noticia. Es como si recibiera el legado de su padre herendando los condicionantes que han determinado su vida. La epifanía final le reconcilia con el recuerdo de su padre. Es un cuento corto pero sumamente intenso que muestra la gran maestría de Doctorow.

Cuando empecé a leer Wakefield no caí en la cuenta de lo que tenía delante, pero en la segunda página reparé en el ingenio. El año pasado había leído el famoso relato homónimo de Nathaniel Hawthorne, una auténtica obra maestra. Doctorow se atreve a reescribir la historia del maestro sin desmerecer el original, es la historia de un padre de familia que se aleja de su casa y sigue observando a su familia desde la distancia. Lo más curioso es que el mismo personaje aparece en otro cuento dándonos un punto de vista diferente sobre la historia, enriqueciéndola de forma notable. Este no es el único personaje recurrente, también aparecen unos inquietantes hombres de cuero, que tienen una presencia alegórica.

En la historia de Bebe Wilson coexisten dos personajes embarcados en una aventura con un bebé. Dos personajes en principio muy diferentes, pero que con el tiempo se van identificando de una forma progresiva y aparentemente incomprensible y verdaderamente turbador.

Doctorow es heredero de los grandes cuentistas de la literatura internacional como Poe, Hawthorne, Hemingway (con su estilo directo) o Chejov (influencia confesada por tratarse de “la voz más natural de la ficción”)

Para todas aquellas personas no muy propensas a leer relatos, me gustaría acabar con las propias palabras del autor concedidas en una entrevista a EL PAÍS en 2012 que además podéis leer de manera completa desde aquí.

“El cuento es más pequeño en escala de modo que puedes ver el final más fácilmente. El viaje no es tan largo aunque sigue siendo un viaje, una forma de descubrir lo que quieres contar camino a su final. Ni el cuento ni la novela tienen reglas. Y si las tienen, están ahí para ser rotas”.

En definitiva, creo que es insuficiente, pero no tengo mejor forma de expresar todo lo que me ha aportado la lectura de esta obra, solo me resta agradecer a la editorial Malpaso tanto el envío como el esfuerzo de habernos dado la oportunidad de conocer los relatos reunidos con unas grandes traducciones y un magnífico prólogo de Eduardo Lago, nuestro escritor español más americano.

Nacho GO

Si queréis más información de la obra podéis pinchar en la imagen de la portada.

Anuncios

16 pensamientos en “Cuentos completos…

    • Un capricho barato porque el libro está muy bien editado, tapa dura con lomo cuadrado y papel de alta calidad, la portada muy llamativa y con una banda que es más que un añadido.
      Besos

      Me gusta

    • Muchas gracias por tus palabras, me gustan los libros de relatos porque permiten intercalar otras lecturas sin mayores confusiones. con este libro intercalé una autobiografía de Neil Young de esta misma editorial que me pareció genial (pronto la reseñaré)

      Un beso

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s