Evasión del campo 14…

… de Blaine Harden.

Y hoy, ya de vuelta vengo a hablaros de Shin Dong-hyuk, nacido en el campo 14. Shin es el único, que se sepa, que ha nacido en un campo de concentración de Corea del Norte y conseguido escapar del mismo con 23 años. Una vida llena de recuerdos duros, horribles, tanto dentro del campo como fuera. Una vida llena de trabas que superar y de un ejemplo para muchos de como una persona puede reconstruirse a sí misma después de haber vivido una experiencia marcada por la necesidad de supervivencia, la tortura y la barbarie dentro del campo.

La historia sale directamente del propio Shin pero contada por el periodista estadounidense Blaine Harden, antiguo corresponsal del Washington Post en el noreste asiático. En él, Harden describe la vida de Shin en el campo, su huida del mismo, su huida del país hacia China y su travesía hasta conseguir evadirse a Corea del Sur. Shin se define a sí mismo como una persona “QUE AÚN ESTÁ EVOLUCIONANDO: DE BESTIA A SER HUMANO”.

EvasionDelCampo141

Sinopsis

Hace 32 años, Shin Dong-hyuk nació en el Campo 14, uno de los cinco centros de reclusión para presos políticos situado en las montañas de Corea del Norte. Localizado a unos 90 kilómetros al norte de Pyongyang, este campo de trabajo es un “distrito de control absoluto”, una prisión sin salida donde la única sentencia es la cadena perpetua.

Nadie nacido en el Campo 14, o en cualquiera de los otros campos norcoreanos, ha logrado escapar.

Nadie excepto Shin. Esta es su historia.

Evasión del Campo 14 es un bestseller internacional traducido a 28 idiomas. El testimonio de Shin y este libro fueron claves en la comisión de investigación de la ONU que concluyó que Corea del Norte ha cometido crímenes contra la humanidad.

Mis impresiones

Estoy segura que una vez que has llegado a este punto de la reseña te harás una idea de lo que te vas a encontrar. A veces me pregunto por qué me van tanto estas historias de supervivencia y de superación del ser humano. No sé qué es lo que me atrae de ellas pero en cuanto veo una sinopsis de este estilo no puedo dejar escapar el libro. Bajo mi punto de vista creo que me llama especialmente la atención como una persona es capaz de superar tantas trabas que la vida le pone delante y reconstruirse después de haber sufrido tanto. Creo que se trata de admiración, no compasión. Me paro a pensar, y no querría verme nunca jamás en una situación ni por asomo parecida, en qué hubiera hecho yo y creo que no tendría ni la décima parte de valor para afrontar tanto sufrimiento tanto físico como mental.

Os hablaré del libro… Un libro dedicado a los norcoreanos que siguen en los campos. Unos campos acerca de los cuales Corea del Norte sigue negando su existencia y sobre los que la Agencia Central de Noticias de Corea del Norte decía en 2009 que “No existe ningún problema de derechos humanos en este país, todo el mundo tiene una vida de los más digna y feliz“. Algo que a estas alturas me parece personalmente increíble que se permita.

El libro está dividido en 3 partes precedidas por un estupendo prólogo y una introducción donde nos muestra un pequeño resumen de lo que nos vamos a encontrar a lo largo de sus páginas. Las tres partes son claramente diferenciadas en la vida de Shin. La primera nos cuenta como era su “vida” en el campo, junto a sus “compañeros” de trabajo, su “madre“, sus “profesores” y sus “vigilantes“. Lo he puesto todo entre comillas porque ninguno de esos sustantivos se podrían adjudicar esas personas… Los vigilantes eran asesinos, los profesores eran los que decidían cual era tu trabajo, capaces de matar a palos a un niño solo por el mero hecho de tener hambre y “coger” algo de comida, su madre no se portaba como tal, sus compañeros no eran de fiar y así Shin sobrevivió allí encerado durante 23 años.

La segunda parte nos cuenta como Shin logró vencer sus miedos para tan solo comenzar a pensar en que quizá había una vida distinta a la que él conocía fuera de aquellas vallas. Tuvo mucho que ver en ello alguien que sí demostró por fin lo que era ser un compañero y amigo y con el que planea por fin la fuga. Como sabréis, lo consigue y durante esta segunda parte también podremos ver como Shin se enfrenta a nuevos miedos y nuevas situaciones que tendrá que ir superando hasta lograr la libertad.

Y por último tenemos la vida de Shin libre. Una etapa en la que lo tiene que aprender todo, y ese todo es aprender a vivir. Nos cuenta sus miedos dentro y fuera del campo. Como le persigue el pasado y todo lo que tuvo que vencer en su interior hasta darse cuenta de que quizá sería una buena idea que todo el mundo supiese de su historia. Lo mucho que le costó vencer la vergüenza al contar muchos de sus comportamientos que lo llevaron a sobre todo… Estar vivo… Y ha venido a contárnoslo…

La historia de Shin viene intercalada de numerosas explicaciones políticas del país que personalmente conocía muy por encima y que me han servido de ayuda a la hora de tratar de entender algo que de por sí no tiene lógica ni explicación posible. En Corea del Norte hay cientos de miles de prisioneros en estos campos que llevan en funcionamiento mucho más tiempo del que lo estuvieron los campos de Hitler destinados a la “solución final“. El mundo sigue mirando para otro lado mientras ocurre cada día todo lo que en este libro se cuenta. Desde luego es una historia que todos deberíamos conocer.

Todo lo que Shin nos cuenta no ha podido ser verificado debido a la negación de las autoridades norcoreanas sobre la existencia de dichos “lugares” pero sí que hay evidencias suficientes entre sus secuelas, así como experiencias similares contadas por otros desertores norcoreanos. Desde luego, bajo mi punto de vista, esta historia no se inventa, no tendría sentido. Muy dura. Sobre todo, porque sigue existiendo. Por desgracia, no forma parte de nuestro pasado.

Mil gracias a Kailas por traernos esta historia. Desde luego… Merece la pena que le hagas un hueco entre tus lecturas.

Como siempre, tenéis más información del libro pinchando en la imagen de la portada.

Anuncios

31 pensamientos en “Evasión del campo 14…

  1. No tengo claro que ahora me apetezca una lectura de estas características. Me traigo un asesinato entre manos jajaj. Bueno, yo no, sino P.D. James. Besos.

    Me gusta

  2. Uff, me pasa como a ti con este tipo de historias; me atraen como un imán. Acabo de empezar Entre tonos de gris y ya me tiene enganchada. Y pienso también que yo no aguantaba dos telediarios en una situación similar. Me lo apunto.

    Bs.

    Me gusta

  3. Otra a la que le encantan estas historias, con ellas descubrimos a grandes héroes y mantenemos viva una parte de la historia para que no suceda otra vez. Muy interesante este libro, sabes que lo leí, y es impactante lo que vivieron y lo que viven aún algunos coreanos. Espero ponerme al día que tengo pendiente mi reseña.
    Besitos

    Me gusta

    • Puf es que cada vez que lo pienso… Me contaba justo ayer la chica de prensa de la editorial que la primera persona a la que le ofrecieron traducirlo no quiso por su dureza… Así que imagínate. Un besazo!

      Me gusta

  4. Pingback: Han venido para quedarse… | LibrosEris

  5. Pingback: Actualización “Reading Challenge” | LibrosEris

  6. Pingback: Actualización Reading Challenge #3 | LibrosEris

  7. Pingback: Mi 2015 en libros… | LibrosEris

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s