Reseñando El oro de Cajamarca…

… de Jakob Wassermann

Hoy os traigo un título que me llamó la atención por el autor, Jakob Wassermann, un autor del que no había leído nada hasta que llegó a casa el ineludible de Navona bajo el título de Golowin, un libro que me hizo disfrutar mucho de su lectura y que, como todos los ineludibles de Navona, esconde una historia maravillosa de la que podéis leer la reseña en el blog desde aquí. Si a todo esto le sumas que El oro de Cajamarca también es un título rescatado por Navona, pues ya tenía todos los alicientes para querer disfrutar de él. Así que, en cuanto llegó a casa, lo devoré de una sentada. Se trata de una edición preciosa en un tamaño curiosamente pequeño pero que dentro esconde una gran historia. Una vez más, gracias a Navona por traerlo a casa y darme la oportunidad de disfrutarlo.

“El relato más hermoso de este siglo en lengua alemana” Thomas Mann

el-oro-de-cajamarca (1)

Sinopsis

En este vibrante relato histórico, Domingo de Sora Luce narra cómo, siendo él caballero a las órdenes de Francisco Pizarro en la Conquista del Perú en 1532, apresaron y dieron muerte al último gran Inca Atahualpa para, en realidad, contar mucho más….

Treinta años después, el protagonista es un anciano retirado en un convento al que, a pesar de su intento de aislarse del mundo, su conciencia no le permite desprenderse del recuerdo de su participación en el ocaso de una civilización sumamente fascinante; y aunque ahora ha entendido que entonces él era “tartamudo… también por dentro”, sabe que eso no le exculpa de haber contribuido a aquellas atrocidades llevadas a cabo en nombre de la fe y del nacionalismo; un cóctel explosivo cuya mecha incontrolable fue la codicia por el oro, que poco se aleja de la que ha llevado hoy, casi quinientos años después, al “primer mundoa otra de sus crisis.

El autor

JAKOB WASSERMANN (Fürth, Alemania, 1873 – Altausee, Austria, 1934), de origen judío, en la década de 1920 fue uno de los novelistas más admirados de su país y apreciado particularmente por Thomas Mann, pero, por su condición racial, a partir de 1933 sus libros fueron rechazados. Influido por Dostoyevski y Tolstói, en sus escritos dominan los temas de la salvación por el amor, la justicia y las dificultades existenciales del hombre. Entre sus obras destacan Caspar Hauser (1908), El hombrecillo de los gansos (1915), Ethel Andergast (1931) y su autobiografía Mi camino como alemán y judío (1921). Es autor también de Golowin (Navona, 2015)

Mis impresiones

Este relato, como bien nos cuenta la sinopsis, nos sitúa en una etapa histórica que seguramente conocéis. Yo personalmente la conocía pero a modo de resumen y ha sido muy grato encontrarme con una historia tan bien narrada que nos cuenta como trescientos caballeros y una tropa de infantería bajo el mando del general Francisco Pizarro llegaron a una ciudad en la que sus templos estaban construidos con tejados y escaleras de oro. Allí las decoraciones, las joyas y todo lo que les rodeaba era de oro. Había más oro del que en principio se podían haber llegado a imaginar antes de su llegada. Esta ciudad estaba gobernada por el Inca Atahualpa al que sus habitantes debían una devoción sin mesura. Allí no había rangos entre los millones de habitantes, todos estaban al mismo nivel y a ellos, el oro no les importaba nada, la posesión del mismo no ocupaba lugar, no hacía a nadie diferente.

Y llegaron los españoles y el resto de la historia posiblemente la conozcáis. Apresaron al Inca, consiguieron que este pagara su rescate con oro y le dieron muerte. En la fotografía se muestra el cuarto del rescate de Atahualpa, el único vestigio inca conservado en Cajamarca.

Pero lo importante de este relato de poco más de cien páginas va mucho más allá de esta anécdota histórica. Wassermann, una vez más, me sorprende con una prosa que te mantiene en vilo hasta que consigues cerrar el libro. A pesar de ser un volumen en el que sabes de sobra lo que va a pasar, lo que te encuentras es que una vez terminada su lectura te hace reflexionar, y mucho, sobre cómo todavía creemos que la avaricia del ser humano nos conducirá a protegernos de la infelicidad. Nos muestra como el Inca, en su cautiverio se preguntaba qué les aportaba el oro a sus captores ya que solo pretendían su posesión, a diferencia de su pueblo que lo empleaba para adornar tanto lo que les rodeaba como a ellos mismos. No era capaz de comprender de qué les serviría aquella cantidad ingente de oro que iban acumulando.

El narrador de la historia es Domingo de Sora Luce, partícipe activo de tal barbarie y que, años después de la conquista del Perú decidió aislarse del mundo para convivir con su conciencia reflexionando durante el resto de su vida sobre la naturaleza del ser humano.

El oro de Cajamarca es una gran obra que ta hará reflexionar desde la primera página hasta la última. Tan extraordinariamente contada que no te sobrará ni te faltará ni una sola coma. Una obra para beberse de un tirón. Con ella solo confirmo mi total devoción por un autor con una vida interesantísima y del que quiero leerlo todo. Un ejemplo de como se puede contar tanto en tan pocas páginas.

No quiero terminar esta reseña sin comentaros algo más sobre la edición. El prólogo, escrito por Miriam Dauster, es otra joya que me he leído antes de comenzar el relato y me he vuelto a releer una vez terminada la obra. En él nos habla del autor y de lo que ha querido plasmar en este relato. Otra reflexión realmente conmovedora que junto con “El oro de cajamarca” hacen de esta una obra de imprescindible lectura.

Además de esto la editorial ha acompañado la obra de pequeñas notas a pie de página que nos ayudan a situar en qué medida Wassermann se basó en los hechos, lugares y personajes reales para narrar estos acontecimientos históricos y que personalmente agradezco enormemente porque ha conseguido que disfrutara, incluso más, de su lectura.

Mil gracias por el ejemplar a Navona. Me ha hecho reflexionar mucho sobre la avaricia de la sociedad en la que vivimos.

Para más información podéis acceder a la página de Navona pinchando en la portada del libro.

Anuncios

24 pensamientos en “Reseñando El oro de Cajamarca…

  1. Me dices los ineludibles de Navona y como acabo de leer “El nadador en el mar secreto” me vengo arriba. Recuerdo haber leído una novela histórica sobre Pizarro porque las culturas mesoamericanas me gustan mucho. A pesar de que ahora mismo tengo un poco olvidada la novela histórica por lo que cuentas este libro tira más hacia la reflexión y creo que podría estar bien. No he leído nada de este autor. Echaré un vistazo a sus otros libros también.
    Besos!!

    Me gusta

    • Pues de este autor tienes otro ineludible de Navona que no deberías perderte. Tanto ese como este se leen en un suspiro y el precio el imbatible 😉 Te los aconsejo con los ojos cerrados 😉 Un besazo guapa!

      Me gusta

    • Es que es una lectura imprescindible. Te la aconsejo, como todo lo que he leído de la editorial. Me alegro de que te la lleves. Además se lee en un suspiro… Yo creo que ni hueco le tienes que hacer 😉 Un besazo!

      Me gusta

  2. Jopetas! mira que después de haber leído Golowin tenía ganas de seguir conociendo la obra de Wassermann, pero después de leer tu reseña…menuda tentación!!!!
    Buena reseña! Gracias por ella 😉
    Besos

    Me gusta

  3. Pingback: Novedades de junio Navona | LibrosEris

  4. Pingback: Han venido para quedarse… | LibrosEris

  5. Pingback: Actualización “Reading Challenge” | LibrosEris

  6. Pingback: Actualización Reading Challenge #3 | LibrosEris

  7. Pingback: Mi 2015 en libros… | LibrosEris

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s