Tal día como hoy…

… En 1797 nacía… Mary Shelley…

… Autora de Frankenstein.

Mary Shelley (1797-1851) es una de las escritoras más importantes e influyentes de las letras británicas del siglo XIX. Su poderosa imaginación y su inagotable sed de concimiento le llevaron a concebir Frankenstein, una de las novelas más leídas y estudiadas desde su publicación. Además escribió otras novelas, como El último hombre o Perkin Warbeck, y un buen número de relatos.

Creadora del libro que inauguró la ciencia ficción y que aún hoy se erige como uno de los grandes relatos de horror de todos los tiempos; en 1818 publicó la primera y más importante de sus obras, la novela Frankenstein o el moderno Prometeo. Según parece, escribió la historia de Victor Frankenstein por una apuesta. La noche del 16 de junio de 1816, se reunió con Lord Byron y otros en una villa en los alrededores de Ginebra. Encerrados en la casa por una tormenta, se leyeron cuentos de terror para entretenerse. Mary imaginó entonces a Frankestein inspirada en una pesadilla que tuvo a los dieciocho años de edad. Escribió la novela tras una apuesta con Byron, tal y como narra ella misma en el prólogo de la edición de “Frankenstein” de 1831. Esta obra, un logro más que notable para una autora de sólo 20 años, se convirtió de inmediato en un éxito de crítica y público. La historia de Frankenstein, estudiante de lo oculto y de su criatura subhumana creada a partir de cadáveres humanos, se ha llevado al teatro y al cine en varias ocasiones.

La novela…

Planeta de libros nos ofrece varias ediciones…

Edición de bolsillo de Editorial Austral: Febrero de 2014

frankenstein_9788467039498

“Un clásico de todos los tiempos enmarcado en la tradición de la novela gótica.”

Edición ilustrada de Editorial Planeta de agostini cómics: Mayo de 2010

cubierta_FRANKESTEIN.indd

Escrito por Mary Wollstonecraft Shelley, ilustrado por Bernie Wrightson y con la introducción de Stephen King.

Edición íntegra de Editorial Espasa: Septiembre de 2009

Frankenstein

“La única edición de Frankenstein que recoge sus dos versiones”

Se trata de la edición más completa de Frankenstein, una de las cimas de la literatura universal. Con ella se pretende acercar al lector a la versión original que Mary Shelley (1791-1851) construyó en agosto de 1816. Frankenstein o el moderno Prometeo, obra enmarcada en la tradición de la novela gótica, explora temas como la moral ciéntifica, la creación y destrucción de la vida, y la audacia de la humanidad en su relación con Dios, temas que siguen interesando a todo tipo de lectores.

Sigue leyendo

Reseñando El jilguero

A estas alturas ya todos estáis más que informados de que esta novela está siendo una de las más vendidas este verano… No sin razón… Es lo que yo llamaría una novela para todos los gustos… En definitiva para cualquiera al que le guste aunque sólo sea un poquito… Pasar un rato entretenido entrelíneas…

Normalmente no me suelo lanzar a leer algo de lo que la gente no para de hablar y menos con tal cantidad de páginas, ya que llega un momento que estoy tan saturada de escuchar, ver y leer que es perfecto que ya lo descarto… Lo mismo me había pasado con la trilogía Century de Ken Follet y admito que después de haberme devorado los dos primeros estoy ansiosa de que llegue el día 16 de septiembre para hacerme con el tercero… Sin embargo con El jilguero fue diferente ya que no sé por qué pero aún estando ya un poco cansada… Buscaba y buscaba reseñas esperando que alguna me dijera que el libro era pesado y que estaba sobrevalorado… Hasta que una lectora americana de Goodreads me convenció al decir que una vez había terminado de leerlo… No pudo evitar leer de nuevo el primer capítulo para volver a sumergirse en el principio… Y me hice con él…

En fin… Creo que hacía mucho tiempo que no leía una novela que no fuera capaz de catalogar en ningún género… Yo creo que sea cual sea tu género preferido… Es una novela que tienes que leer… Estoy segura de que te cautivará la historia y disfrutarás de cada capítulo que leas… Desde mi punto de vista… Una historia perfecta, una obra maestra, con dosis de humor, unos personajes fascinantes, intriga y lo mejor… Una historia tan bien contada que nunca sabes lo que va a pasar en la siguiente página… A veces un poco triste, sí, pero en mi opinión una tristeza necesaria… Nadie conseguiría ser totalmente feliz en la piel de Leo… No quiero ni contar las veces que leyendo esta novela te sientes tan inmerso en ella que no puedes evitar preguntarte qué harías si a ti te hubiera pasado algo similar…

No os puedo decir más… Mi valoración es estupenda… Me ha gustado muchísimo… Y para nada se hace tocho… Así que ánimo! Estoy segura de que os va a encantar…

Para terminar… Por si os apetece ambientaros algo en la historia de El jilguero antes de empezar a leerlo os dejo un poco de información que podéis leer más ampliada aquí, que es un artículo sobre la novela que encontré por casualidad y que me pareció interesante… He recogido de él lo que, bajo mi punto de vista, me pareció más anecdótico en relación con la novela.

Y nos cuenta…

“El cuadro juega un papel crucial en la novela, y nos muestra un jilguero amarrado con una cadena —una costumbre muy extendida en Holanda en aquel tiempo, cuando se entrenaba a estos inteligentes pajarillos para que bebiesen de un recipiente escondido en el interior del refugio de madera o para que llevasen en el pico granos de alimento hasta las manos de los dueños—.

El autor del óleo fue Carel Frabritius (1622-1654), discípulo de Rembrandt y profesor de Vermeer. Uno de los mejores pintores de su tiempo, gozó de una gran fama en vida, pero tuvo la mala suerte, en el mismo año en que pintó El jilguero, de no ir una concurrida feria que se celebraba el lunes 12 de octubre de 1654 en La Haya. Prefirió quedarse en su estudio en Delft porque debía terminar un retrato.

Poco antes del mediodía se registró, a una manzana de la casa del pintor, una explosión de 30 toneladas de pólvora que estaban alojadas en un antiguo convento. El cuidador del polvorín cometió algún tipo de imprudencia y la deflagración fue de tal magnitud que se escuchó a cien kilómetros de distancia. Prácticamente todo el casco urbano de Delft quedó en ruinas. Murieron centenares de personas —nunca se precisó la cifra—y hubo miles de heridos.

El suceso conmovió de tal manera a la sociedad holandesa que fue bautizado como La explosión de Delft y la universidad de la ciudad empezó a impartir como materia el estudio de las explosiones y las técnicas para prevenir las accidentales. Uno de los vecinos de Fabritius, el también pintor Egbert van der Poel, enloqueció con la tragedia y durante el resto de su vida sólo pintó, como explica Donna Tart en su novela, un mismo tema:

Distintas versiones de las mismas tierras yermas humeantes: casas calcinadas en ruinas, un molino con las aspas destrozadas, cuervos volando en círculos en cielos ennegrecidos por el humo.

Al maestro de la luz Carel Fabritius se le derrumbó la casa encima y, aunque fue sacado con vida de entre los escombros, murió en cuestión de minutos. Tenía 33 años y con la destrucción del estudio se perdieron casi todas sus obras. Sólo se conservan docena y media y parte de ellas eran ejercicios juveniles que realizó bajo la tutela de Rembrandt. Destaca una visión de Delft en la que pintó la escena casi tridimensionalmente, convirtiendo la perspectiva en esférica, como si el pintor mirase a través de un objetivo de ojo de pez.

La novela de Donna Tart comienza con una explosión terrorista en un museo en el que exponen El Jilguero. La escritora sostiene que no sabía que el autor del cuadro sobre el que gira la acción del libro había muerto tras otra deflagración. Quizá el curioso pajarillo pintado por Fabritrius sepa si es verdad o se trata de un ardid de novelista. No importa demasiado: el cuadro y la novela merecen ser visitados.”